Reseña EL SENTIDO DE UN FINAL, de Julian Barnes

reseña el sentido de un final julian barnes

Cuando leí La única historia del inglés Julian Barnes ya percibí en él un talento especial, una sensibilidad exclusiva para contar historias. Esta vez ha tocado El sentido de un final, cuyo libro ha confirmado un par de cosas: que Julian Barnes es el rey de la narración en primera persona y que ya se ha convertido en uno de mis autores contemporáneos favoritos. Hoy os traigo la reseña de El sentido de un final, con la intención de recomendar a cualquiera esta brillante novela.

Sinopsis

Tony Webster y su pandilla conocieron a Adrian en el instituto. Eran tres, como los mosqueteros, y luego cuatro, cuando se les unió Adrian. Hambrientos de sexo, de saber, de literatura, atravesaron juntos una desgarbada adolescencia con una permanente sequía de chicas, intercambiando poses, chistes y chismes, humor e ingenio. Quizá Adrian fuese un poco más serio que los demás, y desde luego el más inteligente, pero los cuatro se prometieron seguir siendo amigos para siempre.

Y así fue en los primeros tiempos de universidad y las primeras novias, hasta que la vida de Adrian dio un vuelco trágico y todos, especialmente Tony, miraron hacia otro lado, se alejaron, hicieron lo posible por olvidar. Ahora Tony vive solo en un pacífico y próspero retiro, tras una vida opaca que poco tiene que ver con la que fantaseaba en su juventud. Está divorciado desde hace años, aunque mantiene una relación amistosa con su ex mujer, y tiene una hija ya casada.

Reseña El sentido de un final

He tenido que cortar la sinopsis que Anagrama muestra en su contracubierta porque, en mi opinión, es demasiado explícita. Recuerdo mi sorpresa al leer partes concretas y quiero que, si hay lectores nuevos por aquí, viváis la misma sensación. Sin embargo, me gustaría avisar que a partir de este momento la reseña de El sentido del final contiene spoilers.

Adaptación cinematográfica de El sentido de un final (2017) dirigida por Ritesh Batra

El otro día una compañera me preguntaba <<¿de qué va este libro?>> y me quedé pensativa. Finalmente dije, no muy convencida: hay un chico, Adrian, que siempre ha sido el más inteligente de un grupo de 4 chavales, y destacaba tanto que los otros peleaban entre ellos por su atención. Al cabo de unos años, Adrian se suicida sin saber muy bien por qué – creen que es porque era demasiado inteligente – y el protagonista, Tony, intenta averiguar qué ha pasado. 

Aquí llevaba la mitad del libro pero me hace reflexionar esto que dije: <<intenta averiguar qué ha pasado>>, como en un intento de apelar al título del libro: el sentido de un final. Sin embargo, ahora pienso que a Tony no le interesaba tanto su amigo ni el contenido de su diario – esta fase de aprobación ya desapareció con los años – sino encontrar paz consigo mismo después de conocer su vida demasiado básica en comparación a lo que esperábamos -y esperaba él mismo- de él.

Supongo que cambiaría mi manera de explicar el libro pero creo que es sumamente interesante este camino por el que Barnes nos va llevando, como una investigación inconsciente a través de la historia de Tony para conocer el trágico final de Adrian. ¿Qué dio sentido a su muerte?

El sentido de un final es una obra maestra, de lo mejor que he leído en años, y es gracias a la manera en que Barnes nos presenta esta historia. Como bien mencionaba al principio, el autor tiene un don innato para narrar en primera persona (de hecho, ¿existe algún libro suyo en tercera persona) y sabe filtrar de forma natural, sin perder el arte de la narrativa, todos los pensamientos del protagonista, con un tacto sensible e inteligente. 

Los libros de Barnes están llenos de reflexiones sobre la vida, de aquellas que dan ganas de coger el lápiz y subrayar párrafos todo el rato. No son reflexiones baratas ni tampoco el autor tiene la intención de acercarse a la filosofía más profunda, sino que son pensamientos muy humanos de un personaje inteligente y complejo, como todos los que crea en sus novelas. Es brutal como lo hace Barnes.

Y más en este libro, El sentido de un final, que da lugar a preguntas y respuestas sobre la vida, así en general. Sin embargo, es cierto que una novela inundada de reflexiones podría resultar pesada, Barnes ya se encarga de que no sea así. También el autor encuentra el equilibrio entre la intimidad del protagonista y la trama del libro: porque sí, existe una trama de lo más interesante. Hay sorpresas, hay dolor, hay drama, y hay un terrible plot twist al final sobre el destino de Adrian.

<<You don’t get it. And you will never get it.>> Las terribles palabras de Veronica cobran sentido, por fin, en el desenlace de la historia: ¿será por la ecuación que Adrian dejó, la que conocemos en las últimas páginas, la responsable de dar título al libro? Nunca un título había cobrado tanto protagonismo en una historia, se había integrado en una trama tan perfectamente.

Una novela redonda y brillante que posiciona todavía más a Barnes como un maestro de la narrativa. Probablemente de los autores más hábiles para meterse en la piel de un personaje: su empatía, su sensibilidad y su inteligencia como autor son visibles en cada página, así como su excelente técnica literaria.

Y por cierto, si domináis el inglés, no dudéis de leer la novela en idioma original.

Si te ha gustado esta reseña de El sentido de un final, de Julian Barnes, puedes adquirir el libro en el siguiente enlace. ¡Y no dudes en suscribirte a nuestro blog!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario