Crítica de MARIANNE, la nueva serie de terror.

Crítica de MARIANNE

Netflix presenta la nueva serie de terror dirigida por Samuel Bodin. Hoy os traemos la crítica de Marianne.

Marianne, la nueva serie de terror de producción francesa, ha llegado a Netflix para convertirse en la peor pesadilla de los espectadores. Samuel Bodin, director y creador, nos ofrece ocho episodios que nos muestran un horror sin escrúpulos, en una combinación perfecta de tensión, miedo y humor. Hoy os traemos la crítica de Marianne.

A veces, las películas de terror pecan de ser demasiado superficiales: tenemos un monstruo, un ente o cualquier otra especie endemoniada, muchas muertes y juegos de tensión, pero la historia a veces no queda bien resuelta. El espectador tiene preguntas y parece que el único objetivo de las películas de miedo sea precisamente este, generar miedo, sin preocuparse de dar respuestas, de hacer encajar las piezas de un puzzle.

Por este motivo, las series de terror pueden ser una buena apuesta para contar con este margen de explicación, de inmersión. Si se hace bien, claro. Y Marianne desde luego lo ha conseguido: a pesar de que la historia no se aleja de los estándares de terror (un tema habitual como la brujería y los espíritus) cumple muy bien con las expectativas del espectador.

Sinopsis

Emma (Victoire Du Bois) es una escritora de éxito gracias a su libro de terror Lizzie Larck, protagonizado por la bruja Marianne. Lo que sus lectores no saben es que la historia está basada en la propia experiencia de Emma cuando era adolescente y, ahora, años más tarde, Marianne aparece en su vida para forzarla a seguir escribiendo libros sobre ella si no quiere ser castigada.

La personificación del mal

Si hay algo que sorprende de la serie y, sin duda, favorece a un inicio de lo más potente es la aparición de Madame Daugeron (Mireille Herbstmeyer), quien dice ser la propia Marianne. Vemos a esta mujer, en una interpretación brillante, con sus ojos grandes salidos y su sonrisa torcida, que se convierte en uno de los personajes más terroríficos de los últimos años.

Pocas veces en una película o serie de terror del tipo espiritual se nos presenta el “monstruo” en carne y hueso: normalmente suele ser una silueta oscura, un ente, cuya imaginación es lo que aterroriza al espectador. En este caso, deciden ir a saco: Marianne parece que es una persona, esta mujer, y a veces es más terrorífico poner cara y ojos al monstruo que el hecho de imaginarlo como un ser oscuro y lejano que solo aparece de noche.

Madame Daugeron (Mireille Herbstmeyer). Crítica de MARIANNE
Madame Daugeron (Mireille Herbstmeyer)

Fotografía y sonido: una tensión constante

Al puro estilo francés, cabe destacar la banda sonora que acompaña la serie Marianne, del mismo modo que una fotografía impecable y un ritmo ágil consiguen generar una tensión constante. Además, también se juega muy bien con el humor para no abrumar con tanto miedo a lo largo de los ocho episodios. A través de un guión muy notable se da un respiro al espectador para evitar que le de un infarto cardíaco: con un toque de humor, se consigue rebajar la tensión en momentos puntuales.

La dirección y la producción son dos puntos fuertes de la serie: de tener otra historia más de brujería y espíritus que pase desapercibida, han sabido darle un giro y ofrecer algo mucho más auténtico y espeluznante. A pesar de que la trama central no es nada realmente distinto de lo habitual, le han dado su toque personal y el resultado ha sido realmente bueno.

Camile (Lucie Boujenah) y Emma (Victoire Du Bois). Crítica de MARIANNE.
Camile (Lucie Boujenah) y Emma (Victoire Du Bois)

Final abierto: ¿segunda temporada?

Sin duda, hay intención de ofrecer una segunda temporada con este final bastante abierto. De momento, solo podemos recomendarla a todos aquellos amantes del cine de terror: una serie sin ningún tipo de piedad, violenta y dura de asimilar. Marianne no escatima en muertes pero tampoco mata por placer: todo está conectado, siempre hay una explicación, y esto es algo que el espectador agradece.

Si te ha gustado esta crítica de Marianne, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario