CRÍTICA AD ASTRA

Crítica de AD ASTRA: un viaje espacial que se queda sin combustible.

La nueva película de James Gray divide opiniones. Hoy os traemos nuestra crítica de Ad Astra.

Por fin se ha estrenado la nueva película de James Gray, Ad Astra, una odisea espacial que tiene como protagonista a Roy McBride (Brad Pitt). Se le encargará una misión secreta en el sistema solar para descubrir la verdad sobre su desaparecido padre y la expedición que llevó a cabo, el Proyecto Lima, hace ya 30 años y que ahora parece ser que amenaza a todo el universo. Hoy compartimos nuestra crítica de Ad Astra.

Si tomamos como referencias películas espaciales de los últimos años, es cierto que a Ad Astra le cuesta encajar con el género, ya que puede catalogarse más como película independiente y artística, un experimento de James Gray, y no tanto en un género más convencional como Interstellar o Gravity dentro de la ciencia ficción y los viajes espaciales.

Ad Astra es similar a, por ejemplo, First Man, ya que el foco de la película no es precisamente el guión o los momentos de acción, sino el desparrame espectacular de sonido y fotografía. Incluso Ad Astra ha querido ir un paso más allá y ofrecer al espectador algo mucho más intimista. ¿Lo habrá conseguido?

Crítica de AD ASTRA

Espectáculo visual

Sin duda, Ad Astra es una película inmersiva. Una obra de arte para conocer el sistema solar a través de una fotografía impecable y acompañado de unos efectos de sonido sublimes. Ad Astra nos lleva de paseo por todo el sistema solar, desde la Luna en un futuro muy cercano, pasando por Marte, hasta Neptuno. Está claro que la intención de James Gray era centrarse mucho en esta experiencia intimista, en esta odisea espacial, que en la acción de la película y ofrecer una sinopsis con tralla.

Por este motivo, Ad Astra apuesta por un estilo demasiado intimista que hace que sea difícil de catalogar en el género de películas de ciencia ficción como tal, y quizás es más adecuado recordarla como un recorrido espacial brillante en la categoría de cinearte.

Un largo recorrido por el Sistema Solar

Mencionábamos en la sinopsis que el hilo narrativo de la película es sencillo. Es cierto que el inicio de Ad Astra empieza con mucha más fuerza: si bien la acción no es la protagonista de la película, al menos lo que se nos ofrece es entretenido y llega a colocar al espectador en tensión. También es fascinante ver como James Gray nos presenta una distopía más o menos cercana que tiene lugar fuera de la Tierra: la Luna como destino turístico o Marte como el planeta límite para establecer bases de tripulación humana. 

Realmente resulto interesante ser otro participante de este largo viaje y darnos cuenta de lo que se tarda, literalmente, en ir desde la Tierra a Neptuno, donde James Gray no andará con reparos para hinchar este viaje de dificultades técnicas. Una primera parte si más no interesante y entretenida pero el espectador cada vez ansía más un poco de acción.

Un guión y una trama que no convencen

Sin embargo, lo que ayuda al espectador a quedarse satisfecho con esta primera parte es el espectáculo visual en el que se ve sometido. La realidad es que el guión y la trama central de Ad Astra, el viaje de Roy para encontrar a su padre, son bastante flojos y hay muchas escenas que llegan a aburrir al espectador. Del mismo modo, no podemos aplaudir la actuación de Brad Pitt: su interpretación es muy correcta, pero la historia y el guión no dan mucho juego, así que no podemos pedirle más al actor de Hollywood.

La última media hora de la película se hace excesivamente larga, sin a penas guión y nada de acción, peca de intentar sumergirnos en un estado emocional profundo pero tampoco logra conmover al espectador. Sin duda, el viaje espacial de Roi se va deshinchando a medida que pasan los minutos y nos dejan con un desenlace de la historia demasiado vago. Siendo conscientes de que el objetivo de James Gray no era ofrecer una aventura espacial épica, tampoco consigue posicionarse bien entre ofrecer una odisea espacial o una historia intimista.

Crítica de AD ASTRA

Conclusión

Después de esta crítica de Ad Astra, os animamos a verla ya que las opiniones están realmente divididas. Lo único que os adelantamos es que no vayáis a ver la película con las expectativas de ver un Interstellar 2 porque no tiene absolutamente nada que ver: Ad Astra es como una pintura, una obra de arte con la que disfrutar de la belleza del espacio. Algo mucho más artístico, no podemos catalogar Ad Astra en el mismo género. Un experimento de James Gray con el que ha querido romper con las odiseas espaciales más convencionales y se ha permitido jugar un poco.

Sin embargo, creemos que no se hubiera alejado de su estilo por integrar un poco más de acción a la película y trabajar más en los diálogos, sin tener que recurrir constantemente a la voz en off.

Si te ha gustado esta crítica de AD ASTRA, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

También puede gustarte...

Deja un comentario