Crítica de la temporada 2 de MINDHUNTER: seduce pero no convence.

El 2017 llegó a Netflix la primera temporada de Mindhunter, una adaptación del libro Mind Hunter: Inside FBI’s Elite Serial Crime Unit de Mark Olshaker y John E. Douglas. La serie tiene como protagonistas dos agentes del FBI, Holden Ford (Jonathan Groff) y Bill Tench (Holt McCallany), quienes juntos inician un nuevo departamento para estudiar las mentes psicópatas y como consecuencia, que sea más fácil atrapar asesinos en serie. En esta publicación, os traemos la crítica de la temporada 2 de MINDHUNTER.

Una nueva relación Tench-Ford

La temporada 1 nos enseñó las primeras entrevistas que los dos agentes realizaban a asesinos en serie encarcelados. Destacó el protagonismo de Ed Kemper y las tácticas polémicas aplicadas por el agente Ford, que le llevaron algunos problemas. A esta nueva investigación se les unió la Doctora Wendy Carr (Anna Torv). Formaron un trío curioso, con personalidades muy distintas, y la relación Tench-Ford evocó a otros dúos dinámicos policiales como Rust Cohle y Martin Hart (True Detective). Genial verlos trabajar juntos.

La temporada 2 de MINDHUNTER retoma las entrevistas a asesinos en serie durante los dos primeros episodios. Sin embargo, vemos a un Ford algo diferente, afectado por el ataque de pánico con que finalizó la primera temporada, y un Tench que cargará con muchísimo más protagonismo en esta nueva entrega.

Crítica de la temporada 2 de MINDHUNTER

La relación entre los dos se enfría bastante; de hecho, se hacen más evidentes sus diferencias a la hora de trabajar y los veremos bastante por separado. Cada uno es protagonista de su propia historia, aunque la frialdad de Ford causará desconcierto y misterio al espectador. No es exactamente locura, pero hay algo dentro suyo que lo retiene y nos inquieta.

Habrá que ver si esta relación profesional vuelve unirse en algún punto, después de que Tench solucione sus problemas personales y Ford logre estabilizarse un poco emocionalmente hablando.

El papel de Wendy Carr

Por otra parte, tenemos a la profesional Doctora Wendy Carr. Sin embargo, su rol en esta segunda temporada no nos ha convencido para nada. De hecho, hasta molesta la poca importancia que se la otorgado. 

Mientras que la propia producción intenta tachar al nueve jefazo, Ted Gunn de sexista (incluso se lo puede definir como acosador sexual, como cuando destapa la camisa de Wendy en la fiesta), no han puesto demasiados esfuerzos en realzar a nuestra protagonista femenina. 

Aparece en un par de ocasiones liderando la investigación, como en la entrevista acompañada por Gregg, pero el resto de su historia se centra únicamente en la trama amorosa. Aunque se agradece la aparición de una relación lésbica, minimizar su personaje a esta simple trama nos parece casi un insulto para la protagonista de Fringe.

Totalmente alejada de Ford y Tench, Wendy no hace ninguna aportación interesante para la investigación (a excepción de la entrevista) y su nueva relación amorosa y los problemas que esta va causando parece ser lo más importante. No ha sido suficiente ni nada justo.

La trama principal: el caso de Atlanta.

Después de la segunda temporada de MINDHUNTER, la serie se sigue considerando un gran éxito en gran parte gracias a las interpretaciones y al atractivo de la trama principal: el estudio de las mentes psicópatas. Por este motivo, el giro que ha dado la segunda temporada nos ha seducido pero no convencido del todo. Si bien la temporada sigue con las entrevistas, incluyendo el morboso Charles Manson (increíble la relación con la nueva película de Tarantino), se ha desviado de su trama esencial para centrarse en el caso de Atlanta

Tench y Ford colaborarán con la investigación con el objetivo de definir un perfil del posible asesino de niños. Lucharán contra las ideas del pueblo de Atlanta, cuyas madres y padres están seguros de que las desapariciones son un ataque racial por parte del Klan. Sin embargo, Ford tiene claro que lo que buscan es un hombre negro y así se demuestra al final de la segunda temporada con la detención de Wayne Williams.

Wayne Williams interpretado por Christopher Livingston
Wayne Williams interpretado por Christopher Livingston

Aunque es un tema llamativo para la audiencia, no es lo que esperábamos. O al menos, el espectador esperaba una explicación de por qué Wayne Williams hizo lo que hizo. Por primera vez, teníamos la oportunidad de vivir un caso “de primera mano”, sentirlo mucho más que el resto de asesinos entrevistados: vivimos unos asesinatos desde el principio para finalmente conocer el motivo que llevaba a Williams a matar.

Pero la segunda temporada cierra sin dar respuesta a esta pregunta, sin satisfacer esta vesante psicológica por la cual la serie se hizo popular. De hecho, nunca se ha confirmado si Wayne Williams llegó a ser el responsable de los 28 asesinatos, así que otra razón más para preguntarse cuál ha sido el objetivo de escoger este caso como trama principal de la segunda temporada. Williams mantiene su inocencia a día de hoy que sigue encarcelado y ni Ford ni Tench le sacarán nunca ninguna información en este mundo ficticio. El caso de Atlanta no ha sabido integrarse bien con la esencia de la serie.

Conclusión

Sin duda, seguimos recomendando MINDHUNTER como una de las mejores series del momento, aunque esta segunda temporada se ha deshinchado un poco, ha perdido su esencia. El caso de Atlanta ha eclipsado demasiado la parte psicológica que sedució al espectador en la primera temporada: queríamos más entrevistas, más avances en el estudio.

De todos modos, las interpretaciones siguen siendo brillantes, aunque nos preocupa un poco el futuro del trío Tench-Ford-Carr. ¿Los veremos más unidos en la siguiente entrega?

Si se confirma una tercera temporada, sin duda habrá que ver cómo evoluciona la trama de Bryan, el hijo de Tench. Una historia realmente interesante y terrorífica que ha descolocado por completo a la familia Tench y puede tener un potencial enorme dentro de la serie. Del mismo modo, indagar un poco más dentro de Ford y no sentirlo tan frío, y ver de nuevo a una Doctora liderando el grupo sin ser infravalorada.

Si te ha gustado esta crítica de la temporada 2 de MINDHUNTER, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario