Reseña de LEVIUS, de Haruhisa Nakata: trazo de locomotora

Quid pro Quo. El autor Nakata es por lo visto un admirador confeso de la BD franco-belga de línea clara (Bandes Dessinées, algo así como tiras dibujadas) y en especial de Moebius, así que rinde un reconocible homenaje con este manga de estética y trazo europeísta. Su intención parece ser que fue incluso la de publicar con el sentido de lectura occidental, cosa que se pasó por alto en su Japón de origen.

Ahora ha sido publicado en dos volúmenes por la Editorial Ivrea (segunda entrega ‘Levius est’ en noviembre) en una preciosa edición impresa, quizás de tomos algo pequeños para el excelso dibujo que maneja, y con el mencionado sentido occidental que casi hasta molesta a los que estamos con el chip cambiado a la hora de degustar el glorioso cómic nipón.

El manga no es una historia más de combates al tuntún. Primero la ambientación victoriana y steampunk con implantes mecánicos en los combatientes le da un toque muy interesante, sustentado por un agua que en contacto con la sangre emite un vapor capaz de ser manejado por el portador. Fumata blanca.

Reseña de LEVIUS, de Haruhisa Nakata

Luego, el tratamiento psicológico de los personajes tiene un toque también steam muy a juego. La relación del protagonista con su madre no es la del típico huerfanito que se mete a combatir porque sí, sino que se carga de tintes más oscuros y de pasados más complejos donde nada es tan idílico ni consiste en paseos paterno filiares en busca de florecillas. Hay guerra, enfermedad y dolor. Incluso podría decirse que no desentona del todo el personaje de tío cachondo y entrenador tipo cuñado. Los rivales combatientes dan unos giros argumentales realmente interesantes y no nos referimos a las vueltas tras ser vapuleados. Vapeo del bueno.

Mención aparte para el dibujo que es de lo mejorcito del panorama actual, alternando la línea clara con el entintado emborronado, el desenfoque con el primer plano (flaqueando un poco en el tratamiento de los ojos, que saca de quicio), pero en definitiva un trabajo artístico de primera categoría.

Reseña de LEVIUS, de Haruhisa Nakata

Otra cosa distinta es la adaptación anime. De primeras, su CGI 3D da un efecto tan digitalizado y tan de plastiquete que echa para atrás. Además, han limpiado todo el hollín gótico y sombrío para cegar con personajes secundarios chillones y enemigos de medio pelo que desfilan sin mucho que ofrecer. Va cogiendo carrerilla y se termina viendo bien, pero no deja de ser un poco sacrilegio a la oscura intención original.

Mejor el manga sin duda, de un trazo absolutamente magnífico que tira de la historia como una potente locomotora a vapor de las de antes, una ambientación lograda y una oscuridad biónica muy interesante a desarrollar entre ambos lados del cuadrilátero. Todo un Orient Express que sale desde Japón con destino al Londres victoriano. Yo me subo siempre. 

Si te ha gustado esta reseña de LEVIUS de Haruhisa Nakata, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

También puede gustarte...

Deja un comentario