Crítica de SUCCESSION: por qué deberías verla ya.

Crítica de Succession, una serie impecable que pasa desapercibida por HBO injustamente.

Si hay algo que HBO sabe hacer es crear series de calidad. La gente predecía el fin de su regno con el final de Juego de Tronos pero la plataforma, poco a poco, nos ha ido presentando nuevas series de impecable calidad que mantienen el nivel muy alto (Euphoria, Chernobyl) y sitúan a HBO como un catálogo muy válido.

Este 2019, HBO ha lanzado la segunda temporada de Succession, otra de esas series que, de momento, pasan más o menos desapercibidas de forma injusta. Por ahora, estos Emmys se ha llevado el premio a mejor guión por el último episodio de la temporada. Y ya os adelantamos que es merecido, porque estamos frente a uno de los mejores episodios de la televisión de los últimos años.

Esta crítica de Succession no pretende analizar la segunda temporada, sino lanzar un mensaje a los espectadores para que le den una oportunidad a esta gran serie. Y tendría que ser al revés: Succession os está dando la oportunidad a vosotros de conocer esta historia.

Para contextualizaros, me arriesgaré a decir que Succession es el Downtown Abbey del siglo XXI. Pasamos de la época aristócrata y la cuestión de la herencia de los bienes de una familia a una multinacional de éxito del sector del entretenimiento y la información, Waynar Royco, y la lucha entre los hijos y su padre y fundador, Logan Roy, por ser el próximo sucesor del Imperio.

O incluso podríamos compararlo con Juego de Tronos pero en vez de ir matando a la competencia a golpe de espada, aquí los hachazos son por la espalda y palabras que duelen. Pero la lucha por el trono ha sido, es y siempre será una cuestión de avaricia sin límites.

critica succession hbo
Algunos protagonistas de Succession: de izquierda a derecha, Siobhan Roy, Tom Wambsgans, Connor Roy, Logan Roy, Greg Hirsch, Roman Roy y Kendall Roy.

Logan Roy (Brian Cox) es un hombre mayor que pronto deberá nombrar un sucesor de Waynar Royco pero no querrá deshacerse de su poder tan fácilmente. Manipulador, mentiroso y egocéntrico, Logan Roy tendrá que decidir cuál de sus hijos cogerá el top job de la empresa: descartando de entrada al primogénito Connor Roy, ¿quién será? Su segundo hijo, Kendall, hasta ahora al mando de Waynar Royco, Shiobain, una total killer, o el pequeño Roman, que nadie se toma en serio. O quizás será algunos de sus empleados más fieles que siempre han estado al lado de Logan Roy.

Succession es una sátira del capitalismo más brusco que tiene como objetivo frivolizar a todos los personajes de la serie y darnos una perspectiva violenta del funcionamiento de estas grandes multinacionales, sobre todo cuando hay líos gordos por el medio. Gracias a estos problemas que van surgiendo se hace evidente la lucha continua de cada uno por irse ganando minipuntos de Logan Roy, así como actos de traición y mucha hipocresía. En Succession, no puedes confiar en nadie.

Esta frivolidad de los personajes que mencionaba es el mayor logro de la serie sin duda: unos personajes muy complejos y desarrollados que son la herramienta para ridiculizar la lucha por el Imperio. La prioridad de la familia Roy es el dinero, nada más, y la familia queda no en segundo plano sino en tercero. No hay muestras de amor, de afecto, absolutamente todo gira alrededor del dinero. Y si hay que traicionar a la familia por ello, se hace. Un retrato satírico de las familias multimillonarias que juegan en otra liga, y los de aquí abajo tenemos que hacer esfuerzos terribles por entender el funcionamiento de sus mentes.

crítica succession hbo
Logan Roy (Brian Cox)

Todos los personajes de Succession son, a la vez, maravillosos y asquerosos, y aun así logras empatizar y posicionarte con algunos de ellos a pesar de sus actos repulsivos money-wise. Unas interpretaciones brillantes que, gracias también a un guión excepcional (de lo mejor de la televisión actual), se merecen mucho más protagonismo en las galas de premios. No hay ningún actor que eclipse al otro, todos están en un nivel excelente, aunque en mi opinión Jeremy Strong le ha llegado por fin su hora de brillar (Kendall Roy).

Si todavía no te he convencido después de esta crítica de Succession, solo me queda decir que el episodio final de la segunda temporada (ganador del Emmy a mejor guión) es de lo mejor que ha hecho la televisión en años. Un episodio sin errores, perfecto en todos sus aspectos, excelente para culminar la segunda entrega de Succession.

Si te ha gustado esta crítica de Succession, no olvides suscribirte a nuestro blog. Y si ya la has visto y buscas algo similar, te recomiendo Parásitos de Bong Joon-ho.

También puede gustarte...

Deja un comentario