Crítica de PARÁSITOS de Bong Joon-ho.

crítica de parasitos parasites

Crítica de Parásitos (2019) de Bong Joon-ho, ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cannes.

En este blog siempre hemos defendido el potencial del cine surcoreano. Parásitos ha sido la última perla cinematográfica que nos ha dejado boquiabiertos: Bong Joon-ho (Snowpiercer, Okja) ha ganado este año la Palma de Oro del Festival de Cannes con esta sorprendente película que juzga el capitalismo más despiadado. Hoy os traemos la crítica de Parásitos.

La familia Kim es muy pobre. Ha quedado marginada del sistema. Viven en un sótano sucio y ridículo y sueñan con una vida mejor. Sin embargo, viven unidos: cenan juntos cualquier cosa en la minúscula mesa, se tratan con amor y se escuchan como si todos fueran mejores amigos. El hijo de la familia consigue un trabajo como profesor particular en casa de los Park, una familia surcoreana muy rica que viven en una mansión. Poco a poco, la familia se las irá apañando para colar a todos sus miembros como empleados de los Park, fingiendo que son profesionales y que no se conocen de nada los unos de los otros..

Con esta sinopsis tan original se abre la película Parásitos. La trama, contada muy ágilmente, mezcla comedia inteligente y sátira política, a través de la familia Kim haciendo creer a los Park sobre sus magistrales habilidades y experiencias casi inexistentes. 

Sin embargo, pronto la película gira su rumbo y cesa de ser una simple comedia que se ríe del capitalismo y se abalanza hacia lo dramático. Parásitos pone en evidencia el gran abismo entre las clases ricas y las clases pobres de una manera impresionante e inmejorable: una película que durante los primeros treinta minutos te tiene riendo a carcajadas gracias a unos guiones trabajados y una trama inteligente, pero que después, a través de una simple conversación o una fotografía que transmite impotencia, muy sutilmente presentadas, te tendrá llorando sin darte cuenta. 

Crítica de Parásitos (Parasites, 2019)
La familia Kim

Parásitos es, sin duda, la mejor película que ha hecho Bong Joon-ho hasta día de hoy. Ha sabido encontrar el punto perfecto para criticar el capitalismo y la división de clases sin caer exclusivamente en un género concreto: o bien una sátira política o bien una historia puramente dramática sobre los obstáculos que deben afrontar las familias pobres. Bong Joon-ho se permite jugar con el espectador y nos va transportando entre estos dos géneros perfectamente mezclados, así con también largos toques de terror y thriller. Es imposible saber qué pasará a continuación y esta trama totalmente impredecible tan magistralmente construida hace que Parásitos sea una película incómodamente cómoda de ver, en su sentido más morboso.

Parásitos es una película que invita a la reflexión, sobre todo a raíz de sus personajes y sus acciones: ninguno de ellos será tu favorito, todos tienen grandes defectos e incluso podrían calificarse de asquerosos. Sin embargo, depende de cada uno de nosotros querer comprenderlos: ¿hasta qué punto podemos hacerlo? ¿Podemos justificar sus acciones? ¿Cuál es el límite? Son las preguntas de siempre, aquellas que surgen frente a las injusticias.

Una gran película, con un ritmo perfecto, una fotografía inmejorable y una trama magistralmente desarrollada. Una gran crítica sin caer en el sensacionalismo barato.

Si te ha gustado esta crítica de Parásitos, también puede gustarte La Doncella de Park Chan-Wook. ¡Y no olvides suscribirte a nuestro blog!

Sé el primero en comentar

Deja un comentario