crítica de unorthodox netflix

Crítica de UNORTHODOX

Crítica de Unorthodox (Poco Ortodoxa), la miniserie de Netflix

Hay cosas que Netflix hace muy mal y otras que hace realmente bien. La plataforma audiovisual no se corta en producir nuevas series y películas para estrenar cada mes, con una calidad baja y ofreciendo un tipo de contenido que deja mucho que desear. Sin embargo, hay un pequeño sector donde Netflix sabe mantener un nivel alto: el de los documentales y también la mayoría de veces, el de las miniseries. Hoy os traigo la crítica de Unorthodox, una de sus últimas novedades que ha sido aclamada por la crítica.

Esta miniserie organizada en cuatro episodios giran alrededor de Esther Saphiro (Shira Haas), una joven judía ortodoxa de Williamsburg. Inspirada en las memorias de Deborah Feldman, quien huyó de la comunidad ultra conservadora cuando era joven, Esther abandonará Nueva York y se irá a Berlín para empezar casi desde cero.

crítica de unorthodox netflix

A través de esta ficción inspirada en una historia real, sus creadoras Anna Winger y Alexa Karolinksi nos acercan a la religión judía más conservadora: con el uso de flashbacks, conoceremos desde sus tradiciones más cotidianas hasta sus ceremonias más especiales como las bodas. Es cierto que la perspectiva desde la cual se trata no es del todo inocente y las creadoras no reprimen criticar algunas de sus prácticas, especialmente aquellas donde se tratan a las mujeres como simples objetos para satisfacer a sus maridos y “hacerlos sentir como reyes”. Veremos algunas escenas violentas, como las relaciones sexuales algo agresivas donde no se tiene en cuenta el placer de la mujer; o dicho de otra manera, se ignora si el sexo le causa dolor, ya que parece ser que el único objetivo de la comunidad es qe las mujeres conciban.

Tampoco contribuye a dibujar una imagen completamente pura y limpia de la comunidad la figura de Moische, quien se nos presenta como un rebelde de carácter violento. Ignora las normas de su propia religión y no duda en arrastrar a los otros hacia el pecado: cuando lleva Yakob al club de striptease, su adicción por el juego o las amenazas con la pistola son algunos de los ejemplos. Moische es la oveja negra de la comunidad pero, aun así, le confían a él la tarea de ir a buscar a Esther. De este modo también se pone en duda la ética de tal comunidad.

El espectador ya sabe lo que significa formar parte de una comunidad religiosa ultra conservadora. Ya conoce las privaciones de libertad que supone, pero igualmente es interesante ver de cerca detalles cotidianos sobre una religión que a algunos nos queda muy lejos. Las creadoras han sabido escoger muy bien qué situaciones concretas mostrar al espectador para conocer esta comunidad ultra conservadora: ya no solo lo veremos a través de eventos específicos sino también con la puesta en escena, la decoración, el vestuario, la música, los diálogos. 

crítica de unorthodox netflix

Entonces, el espectador directamente cree, tanto por lo que ya conoce culturalmente como por lo que ha visto a lo largo de la miniserie, que el motivo principal de Esther para haber escapado es por su falta de libertad. Porque quiere ser “una chica normal con una vida normal”. Huir de esta prisión. Pero vemos que no es realmente así, y para mi, esta es la reflexión más brutal de la serie.

Cuando una de sus nuevas amigas de Berlín se lo pregunta directamente, si ha huido, Esther responde ofendida: “como si estuviera en una prisión” (o algo así, no recuerdo exactamente). La protagonista procede a explicar que su razón ha sido porque no siente que pueda cumplir con las expectativas de Dios. No escapa porque se siente atrapada, sino porque no confía en que ella pueda mantener el ritmo que su Dios le pide. Son razones muy distintas y en mi opinión, aquí recae el realismo de esta miniserie. Una decisión que aporta una complejidad psicológica increíble al personaje de Esther, y que pocos somos capaces de entender. No huye corriendo a los brazos de su madre que vive en Berlín, por ejemplo, que sería la decisión más lógica para la mayoría: Esther tiene dudas, no sabe lo que quiere, incluso no sabe lo que siente ni lo que cree.

En esta nueva etapa, Esther se empieza a descubrirse a ella misma y, por primera vez, a desarrollar su opinión propia y a cuestionarse lo que se le ha dicho siempre. Escéptica con el mundo y con escasas habilidades sociales, Esther nos regala este viaje lleno de dudas donde el espectador sufrirá tanto como ella. Gracias a Shira Haas por esta magnífica interpretación que me he creído al cien por cien.

Para terminar esta crítica de Unorthodox, decir que creo que es demasiada corta. Y mira que soy de las que se opone a estirar una serie más de lo necesario, pero en este caso particular opino que un par más de episodios hubieron resuelto mejor el resultado final. Es cierto que lo más importante aquí no es conocer si Esther entra o no en el conservatorio, por ejemplo, pero hubiéramos tenido la oportunidad de conocer todavía más esta religión desconocida para muchos y dar más margen al desarrollo de Esther en un nuevo entorno tan radical para ella. Sería la única pega que le pondría a esta miniserie. 

Si te ha gustado esta crítica de Unorthodox, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

También puede gustarte...

Deja un comentario