Crítica LA LAVANDERÍA (2019) de Steven Soderbergh.

crítica la lavandería netflix

Crítica de LA LAVANDERÍA (The Laundromat. Dinero Sucio): entre La Gran Apuesta y El Lobo de Wall Street sin conseguir ser tan apasionante.

Netflix ha publicado una nueva película de la que, sorprendentemente, no ha hecho ningún tipo de promoción a pesar de contar con un casting excepcional: Meryl Streep, Gary Oldman y Antonio Banderas entre muchos otros, protagonizan la nueva comedia dirigida por Steven Soderbergh. La Lavandería es una película irónica sobre la avaricia y la corrupción de los mercados que, por una parte, nos recuerda a la historia de La Gran Apuesta, y por otra, al Scorsese de El Lobo de Wall Street, por esta estética visualmente tan potente y unos personajes de lo más extravagantes. Hoy os traemos la crítica de La Lavandería (The Laundromat. Dinero Sucio).

Sinopsis

Ellen Martin (Meryl Streep) acaba de perder a su marido en un accidente de barco durante un tour turístico y decide investigar un fraude al seguro. Todas las pistas conducen a dos abogados de Ciudad de Panamá, Mossack & Fonseca (Gary Oldman y Antonio Banderas), que se benefician de las lagunas del sistema financiero mundial. La película pone al descubierto el caso de los “papeles de Panamá” que en 2017 salieron a la luz: tras una filtración, se desveló que importantes personalidades mundiales tenían patrimonio no declarado en el paraíso fiscal que es Panamá.

Mossack (Gary Oldman) y Fonseca (Antonio Banderas). crítica de la lavandería.
Mossack (Gary Oldman) y Fonseca (Antonio Banderas)

Una parodia sobre la avaricia

La Lavandería pretende acercarnos a un tema contemporáneo como es la corrupción de los mercados y hacer que entendamos cómo funciona este mundo de vacío legal. Si bien la intención de la película es acertada, el resultado final es un poco irregular, sobre todo a causa de la estructura elegida para desempeñar la historia.

Entonces: ¿cómo lo hace Steven Sodenbergh para presentarnos el tema de los papeles de Panamá? El director ha escogido un formato de documental falso para explicarnos ciertos conceptos financieros mientras lo mezclan con historias humorísticas.

Por una parte, Jürgen Mossack (Gary Oldman) y Ramóns Fonseca (Antonio Banderas) protagonizan estas escenas documentales. Mossak y Fonseca son, a la vez, los abogados que se benefician del sistema financiero mundial y que se verán afectados por la filtración.

Por otra parte, tenemos estas historias que, a través de un humor irónico, ejemplifican los conceptos que Mossack y Fonseca nos han contado anteriormente: sociedades fantasmas, sobornos, blanqueo de dinero, etcétera.

Sin embargo, estos relatos en paralelo resultan irregulares. Si bien es cierto que la película empieza con buen pie – la muerte del marido de Ellen y la investigación sobre el seguro – el resto de historias no quedan bien integradas en el relato principal, y el efecto final es un poco caótico. 

Un casting extraordinario pero desaprovechado.

Si hay algo realmente sorprendente de La Lavandería es su casting: Gary Oldman, Meryl Streep, Antonio Banderas, Sharon Stone, David Schwimmer o Jeffrey Wright entre otros. Y la mayoría de ellos los encontramos haciendo un papel secundario que no llega ni a los cinco minutos. 

la lavandería crítica netflix
Meryl Streep es Ellen Martin

También este hecho nos hace reflexionar sobre la evolución del mercado cinematográfico, donde las grandes estrellas de Hollywood se readaptan para sobrevivir en este mundillo y pasar de la gran pantalla a protagonizar series de televisión o hacer un cameo en una película de Netflix. 

Sin embargo, en La Lavandería hay un problema: se desaprovecha muchísimo el potencial del casting. Mientras que Meryl Streep es quien sale mejor parada de la película, el protagonismo de Gary Oldman y Antonio Banderas deja mucho que desear. Los guiones son un aprobado áspero y las historias, como ya se ha mencionado, no dan pie a grandes actuaciones. Es una lástima que una película con este casting tan impresionante el resultado final quede en un intento de.

A la vez, también es confuso ver a grandes estrellas como Sharon Stone o Jeffrey Wright hacer un papel tan secundario y alejado de sus posibilidades. Supongo que también aquí está un poco la gracia pero es difícil ver cómo los desaprovechan.

Conclusión

Para finalizar esta crítica de La Lavandería, a pesar de los aspectos negativos de la película, que básicamente serían un casting desaprovechado y un intento de apostar por un formato innovador sin mucho éxito, la recomendamos a todo el mundo. Siempre es agradable ver en pantalla a todos estos grandes actores y actrices, y además, no nos olvidamos de la intención educativa de la película: nunca está de más entender qué fue esto de los papeles de Panamá y qué está pasando en el mercado financiero. Si bien el ritmo no es el punto fuerte de la película, es cierto que logra ser una parodia ácida bastante entretenida, aunque no consigue estar al nivel de películas-referencia como La Gran Apuesta o El Lobo de Wall Street.

Si te ha gustado esta crítica de La Lavandería, no olvides suscribirte a nuestro blog.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario