Libros sobre el andar: celebramos el arte de caminar

Libros sobre el andar: celebramos el arte de caminar

A muchos lectores les gusta andar, así sin más. Andar puede llegar a considerarse una filosofía, y las siguientes lecturas celebran la libertad del caminar. He tenido la oportunidad de leer las siguientes tres lecturas que propongo, y lo que me gusta es que son compatibles. Cada una de ellas ofrece algo distinto al lector sobre el arte del caminar, así que no dudes en apostar por estos tres grandes libros si para ti el andar es mucho más que un deporte: uno se trata de un ensayo filosófico que muestra los resultados que puede ofrecer una buena caminata, otro se trata de los primeros ensayos que alaban el arte de caminar y finalmente, una lectura más contemporánea.

Empezamos con esta selección de libros sobre el arte de andar.

Andar, una filosofía de Frédéric Gros

 “Para ir más despacio no se ha encontrado nada mejor que andar. […] ¿Quieren ir más rápido? Entonces no caminen, hagan otra cosa: rueden, deslícense, vuelen. No caminen. Caminando solo una hazaña importa: la intensidad del cielo, la belleza de los paisajes. Andar no es un deporte”.

Libros sobre el andar: celebramos el arte de caminar

Empezamos con la lectura más actual.

Andar como experiencia de libertad, como acto solitario y propicio para la ensoñación, como motor de creatividad…

Este libro es una celebración del paseo y una reivindicación de virtudes elementales que parecemos haber olvidado en esta época de prisas y de monotonía. Desde un enfoque cultural, Frédéric Gros se adhiere a la corriente de lo slow y nos invita a valorar las ventajas de la lentitud.

Como bien indica Germán Cano en El Cultural, Frédéric Gros analiza las ideas de pensadores como Emmanuel Kant, Henry David Thoreau, Walter Benjamin y Jean Jacques Rousseau desde su forma de caminar. Para todos ellos el arte de andar nada tenía que ver con una actividad deportiva orientada a consumir calorías o un paseo turístico. Si salían con sus cuadernos y sus lápices era para encontrar nuevas ideas. Su soledad en esos parajes era condición de posibilidad para crear.

Comprar Andar, una filosofía de Frédéric Gros

El arte de caminar de William Hazlitt & Robert Louis Stevenson

«Nunca estoy menos solo que cuando estoy a solas (…) No le veo la gracia caminar y charlar al mismo tiempo. Cuando estoy en el campo deseo vegetar como el campo; no voy a criticar los setos ni el ganado negro; salgo de la ciudad y de todo lo que contiene. Hay quienes, con este propósito, van a estaciones balnearias y llev an consigo la metrópolis. Yo prefiero más libertad de acción y menos estorbos; me gusta la soledad, cuando me entrego a ella por si misma tampoco pido».

Este libro de pequeño formato es considerado uno de los mejores libros sobre el arte de andar, ya percibido como un clásico.

Se presentan dos ensayos de prosistas del siglo XIX que poseían la capacidad de expresar ideas profundas e interesantes sobre temas aparentemente intrascendentes que sin embargo, a la luz del tiempo han resultado tan significativos como el más reflexivo escrito. El primero, de William Hazlitt (1778-1830), sirve de inspiración al segundo, de Robert Louis Stevenson (1850-1894), a manera de una variación musical.

Comprar El arte de caminar de William Hazlit & Robert Louis Stevenson

El paseante y su sombra, Friedrich Nietzsche

Esta obra de Nietzsche es muy diferente a las propuestas anteriores: su foco principal no es el andar, sino que se trata de otro de sus ensayos filosóficos. Pensamientos aleatorios, reflexiones existenciales son el resultado de estas caminatas. Hay algo profundamente inspiracional en El paseante y su sombra, ya que se trata de una obra que escribió durante un período de retraimiento en sí mismo.

Libros sobre el andar: celebramos el arte de caminar

Cuando Frédéric Gros comparte ideas de ciertos pensadores en su libro Andar, una filosofía, se refiere exactamente a esto. Por esto El paseante y su sombra considero que es otro de los grandes libros sobre el arte de andar.

En Saint Moritz busca el aire limpio de las altas montañas y los más tranquilos y apartados senderos del bosque para poder deambular a gusto. En su intensa soledad, su propia sombra se erige en interlocutora de sus pensamientos y parece indicarle que para conocerse hay que desdoblarse. De esta manera el filósofo entra en estrecha comunión consigo mismo, con su sombra y con la naturaleza.

 El paseante y su sombra –en palabras de su autor– pretende ser una «doctrina de la salud», una «disciplina voluntaria», que, a través de aforismos, se enfrenta principalmente a temas concretos de la historia, el arte y la moral. Su afán es la superación de los prejuicios morales, religiosos y metafísicos. Según Giorgio Colli, éste es indiscutiblemente el período más imparcial, científico y objetivo de toda su obra. Nietzsche cree que el hombre debe liberarse de todas las ilusiones que le tienen encadenado y, como un fino psicólogo, bucea en las profundidades del alma humana para desenmascarar como pocas veces se había hecho hasta entonces sus trampas ocultas.

Comprar El paseante y su sombra de Nietzsche

Si te ha gustado este post de libros sobre el arte de andar, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario