crítica el hoyo

Crítica de EL HOYO de Galder Gaztelu-Urrutia

Uno de los estrenos más importantes de Netflix de estas fechas ha sido El Hoyo, dirigida por Galder Gaztelu-Urrutia y protagonizada por Ivan Massagué. La película ganó el Goya a mejores efectos visuales y triunfó en festivales como el de Sitges. Sin duda, una producción que no ha dejado a los espectadores indiferentes: hoy os traigo la crítica de El Hoyo.

Sinopsis

Dos personas por nivel. Una plataforma que va bajando con comida desde arriba hacia abajo. cómo más arriba, mejor. Cómo más abajo, prepárate para vivir un verdadero infierno. Las personas que protagonizan El Hoyo, una especie de experimento que también parece usarse como cárcel, irán cambiando de nivel cada mes y desearán estar en los primeres niveles para poder disfrutar de la comida, mientras que la supervivencia y los instintos más salvajes aparecerán si despiertas en los niveles de más abajo. ¿Y tú? ¿Pensarías solo en tu supervivencia o querrías hacer las cosas más justas para todo el mundo?

crítica el hoyo

Crítica de El Hoyo

El Hoyo es, sin duda, una película sorprendente y que se hace demasiado corta. En poco más de hora y media y un ritmo de lo más ágil, nos lleva a una distopía violenta donde el ser humano es el protagonista: no lo serán los grandes platos de comida o ese extraño lugar llamado el hoyo organizado por niveles verticales, sino las decisiones de los participantes para sobrevivir y salir de este. Sin embargo, por supuesto, hay que destacar la magnífica interpretación de Ivan Massagué, “el mesías”, que a diferencia del resto de personajes, decidirá luchar contra el egoísmo y buscar justicia en un sitio de lo menos esperanzador. 

Hay muchos referentes cinematográficos que nos recuerdan a este tipo de experimentos masoquistas con humanos, un tema morboso dentro del género de terror. No nos engañemos, a menudo este tipo de producciones son malas a pesar de contar con una idea interesante, como El Cubo o El círculo.

Sin embargo, El Hoyo va mucho más allá y transmite un mensaje político y ético de lo más interesante: en este aspecto, para mi, la película es una mezcla entre la saga gore Saw, por esta carrera socio-caníbal – sin ser tan gore, por supuesto- para sobrevivir sin pasar a ser una producción de mala calidad, y Snowpiercer, film del premiado Bong Joon-Ho (Parasite) porque refleja casi los mismos temas (clases sociales, sumisión hacia los de arriba) en una metáfora similar.

Así que de momento El Hoyo cumple bien con las expectativas: buena dirección, fotografía, grandes interpretaciones y fantásticos efectos visuales, así como una idea sorprendente que llama a la atención de los espectadores. En este aspecto, la película es un notable.

Sin embargo, la película no consigue el excelente. En mi opinión, la metáfora de El Hoyo es demasiado explícita; una ejemplificación demasiado fácil y recurrente para representar la crítica política y ética. Los de arriba, movidos por el egoísmo, se lo comen todo y no dejan nada a los de abajo, que luchan por su supervivencia llegando a extremos trágicos: se representa la separación de clases (“los de arriba no te escucharán”, la estructura vertical), el egoísmo del ser humano que no piensa en el bien común (algo aplicable en tiempos de confinamiento y del coronavirus) y la sociedad sumisa y controlada por una fuerza superior, “la Administración” en este caso. El recurso de los diferentes niveles en vertical no es una idea muy <<outside the box>> pero aun así no se puede negar que el desarrollo de la historia es original y de lo más adictivo.

crítica el hoyo

El Hoyo plantea una pregunta interesante que ha sido debatida ya muchas veces pero seguiría dando lugar a nuevos ensayos filosóficos: ¿quién tiene la culpa de lo que pasa en el hoyo? ¿El ser humano o los de arriba, los de la Administración?

Con el Quijote como hilo conductor de la película, nos deja algunas pistas del mensaje que quiere transmitir El Hoyo: “al caballero pobre no le queda otro camino sino el de la virtud, siendo afable, bien criado, cortés y comedido, y oficioso, no soberbio, no arrogante, no murmurador y, sobre todo, caritativo”. En resumen: no hay oportunidad de cambiar la Administración, por lo tanto, la única solución es que el ser humano cambie él mismo. Este caballero del que habla el Quijote es Goren, el protagonista que intentará aferrarse al discurso del libro y hacer las cosas diferentes junto a su compañero Baharat.

En conclusión, la postura de la película que he entendido yo es que el hoyo ofrece la posibilidad a la gente de ser generosos y que depende solo de los de dentro hacerlo mejor o peor. Claro que esta afirmación trae polémica, porque la película responsabiliza al individuo de un juego que ellos no han creado y señala al egoísmo de las masas. ¿Son los participantes los verdaderos culpables de lo que pasa allí dentro? 

crítica el hoyo

Finalmente, sobre el desenlace: El Hoyo no quiere perder el tiempo con escenas innecesarias, así que el final es rápido y queda algo abierto a la imaginación del espectador, aunque es fácil entender cuál ha sido el destino de Goren. Como el resto de la película, el desenlace cierra elegantemente esta metáfora que hemos vivido.

Esta crítica de El Hoyo termina con una recomendación en toda regla: aunque no me ha convencido la superficialidad con la que se transmite el mensaje principal, tirando de una metáfora fácil, El Hoyo es magnífica en todos los otros niveles: impactante y sorprendente, vale la pena verla.

Si te ha gustado esta crítica de El Hoyo, no dudes en suscribirte en nuestro blog:

También puede gustarte...

Deja un comentario