Análisis del 8×03 de Juego de Tronos: #BattleofWinterfell

«What do we say to the God of Death?»

«Not Today»

Probablemente, uno de los episodios más esperados en lo que llevamos de la serie: la Batalla de Invernalia (aunque el título oficial es «The Long Night»). Los espectadores no dieron ni unas horas de margen para compartir sus reacciones, pensamientos y los primeros memes en las redes sociales; el impacto causado ha sido demasiado y lo ha convertido en el capítulo más twitteado de la historia de la televisión. Pues bueno, es hora de analizar en profundidad este capítulo. Antes de empezar me gustaría decir que creo que es un capítulo impresionante y que, a diferencia de algunos, a mi me ha gustado mucho. De todos modos, reconozco que hay fallos y aspectos mejorables. Ahora sí, vamos allá, y empiezo por lo que quizás me ha «fallado»:

¿Por qué estaba todo tan oscuro?

Una de las principales quejas del espectador ha sido la poca visibilidad del episodio. Ha dado pie a graciosos memes como «The night is dark and full of pixels» pero aparte de eso, es cierto que la calidad visual ha sido un poco decepcionante. ¿La verdad? Pues seguramente la siguiente: una hora y veinte minutos que prometían de batalla pero luego los productores se tuvieron que comer un poco sus palabras al hacer los cálculos correspondientes. Salía un poco caro, sí. La solución fácil era oscurecerlo todo un poco para disimular un uso de VFX no del todo minucioso y perfecto, para que el espectador no vea del todo bien los detalles y ahorrarse unos calerons. De la misma manera que hay 20 minutos del capítulo, más o menos, que también nos alejan de las danzas de dragones y los hachazos con mucha sangre, y nos llevan al interior del castillo de Invernalia: Arya en la biblioteca y el juego de tensión con los Caminantes Blancos, por ejemplo, aunque está muy bien desarrollado, se nota que escenas del tipo se metieron un poco para no pasarse con el presupuesto.
Por lo tanto, bajo la promesa de la batalla más larga de la televisión, se ha quedado un poco descafeinada en este sentido. Y como espectador, queríamos más danza de dragones (por favor, que es lo que todos llevamos más tiempo esperando), más brutalidad en el exterior. Todos sabemos que Juego de Tronos precisamente no va corta de presupuesto, así que see lo podría haber dado más protagonismo a la batalla como tal.

¿Por qué la squad del Night King no hace nada?

Puedo comprender que el propio Night King no quería mezclarse en la batalla, ya que conocían su «secreto»: si lo matan a él, se acaba el juego, y arriesgarse exponiéndose al público no era la mejor opción. Por este motivo cuando Jon Snow va detrás de él, en vez de ponerse a luchar, hace el famoso gesto de gran hijo de puta y vuelve a la vida todos los muertos. Hasta aquí, todo bien. Pero a ver, ¿y el resto? Los amigos del pelo blanco largo podrían haber participado mucho más en la batalla. En todos los episodios nos los presentan todos juntos y poderosos para que al final no sirvan para absolutamente nada. Ni para defender el propio Night King. Creo que hubiera sido muy acertado verlos en plena acción y no solo los diez segundos del final durante el desenlace. Que luchen un poco, que se mojen.

El ritmo y la tensión perfectos.

Si algo muy bueno ha tenido este capítulo ha sido que ha logrado llevar al espectador por diversos estados emocionales. Todos sabíamos que la Batalla de Invernalia era igual a masacre; hasta yo había hecho una porra con los personajes que iban a morir (quizás me pasé un poco). Durante el capítulo hemos pasado miedo, desde el minuto uno con los dothrakis, hemos perdido la esperanza cuando los muertes reviven, la hemos recuperado por amor a los personajes, hemos casi llorado por posibles muertes y hemos lamentado aquellos que hemos perdido. Y hemos gritado. Mucho. Con el final. Aguantar al espectador durante una hora y veinte minutos no es tarea fácil y creo que este punto se merece un excelente, porque vamos, el tiempo ha volado y hemos sufrido muchísimo, algo que en Juego de Tronos siempre viene incluido.

Sobre los personajes que hemos perdido, las muertes han sido muy acertadas y dignas, a diferencia de otras veces en Juego de Tronos. Lady Mormont con todo su coraje y luchando hasta el final, y Jorah Mormont, como tenía que ser, protegiendo a su querida Daenerys. De los pocos momentos que hemos visto a la Khalessi mostrando su parte más humana, llorando por la pérdida. Pero sin duda, el top de lo lleva Theon Greyjoy, un personaje impresionante. Su evolución es de las más destacadas: primero, sentíamos indiferencia hacia él, luego odio, luego pena, luego compasión. Luego lo perdonamos, como han hecho los Starks con él, y muere como tenía que ser: al lado de Bran, para compensar todo su pasado. Y mientras está en el suelo a punto de cerrar los ojos, dolido por no haber podido proteger a Bran, llega a ver como el Rey de la Noche se deshace en hielo gracias a Arya y entonces sí, ya puede descansar tranquilo y para siempre. Muertes heroicas todas, incluidas las de Dondarrion, Melisandre (sin olvidar sus acciones crueles) y Ed el Penas, quizás la más al estilo Juego de Tronos: rápida y agresiva.

Hablemos del final…

El desenlace de la trama de los Caminantes Blancos ha sido lo que ha dividido a los espectadores. Las dos versiones han sido estas:

Versión en contra: se nos presentan los Caminantes Blancos a lo largo de casi todas las temporadas, siendo la trama que cobra más protagonismo, sobretodo durante la famosa reunión en Pozo Dragón de la séptima temporada, y ahora me dices que el Night King se hace pedazos en cuestión de segundos. La trama que tenía que aguantar hasta el final me la resuelves en un episodio. Tantas horas y teorías invertidas en los Caminantes Blancos para que al final sea relativamente «fácil» eliminarlos.

Versión a favor: los productores han sabido ligar el pasado de la serie con el presente, dejando pistas a lo largo de las temporadas. Han sabido confundir magistralmente al espectador, haciéndolo creer que Jon Snow sería el encargado de terminar con los caminantes, el dueño de las visiones de Melisandre. Pero si algo nos enseña Juego de Tronos es que las teorías no valen y que nada es predecible. Enlazar una conversación breve de la segunda temporada entre Arya y Melisandre, las lecciones que Arya aprendió de Syrio y de Jaqem con esta trama final es de genio, y muchas series deberían aprender a conectar todos los puntos como ha hecho Juego de Tronos en esta ocasión. El giro inesperado que los espectadores inconscientemente buscan se ha presentado en este capítulo.

¿Mi opinión? Soy más de la versión a favor. Sobretodo porque tampoco es del todo cierto que los Caminantes Blancos se hayan aniquilado en un solo capítulo. Recordemos que Jon Snow se enfrentó ya a ellos dos veces en los capítulos de Casa Austera y Más allá del muro. Ambas sin éxito. Así que no quedaba otra en esta batalla que ganarla o volverla a perder. Quizás teníamos las expectativas demasiado altas y esperábamos una batalla más épica, pero no ha resultado nada fácil terminar con el Night King.

En resumen, creo que el desenlace con la gran Arya como elegida es muy acertado y ha jugado magistralmente a confundir al espectador. Nadie se lo esperaba y quien diga que sí miente. Por otro lado, me hubiera gustado vivir más la batalla desde dentro, pero cierto que las expectativas eran demasiado altas, y ahora habrá que ver cómo terminarán tantos años de serie después de haberse cargado la trama más importante en este capítulo. ¿Qué viene ahora? ¿La lucha por el trono y ya? Que esté a la altura, por favor.

¿Y ahora qué?

Si hay algo seguro con Juego de Tronos es que a partir de este mismo capítulo las apuestas, las teorías y las comidas de cabeza no valen. Nadie se imaginaba este final con Arya matando al Night King. Todos pensábamos en una acción heroica de Jon Snow, quien, al contrario, ha tenido un papel secundario en el épico episodio. Nada es predecible en esta serie y esta incertidumbre me fascina.

Así que bueno, lo que queda es realmente la batalla por el Iron Throne, sin los Caminantes Blancos por el medio. ¿Qué pasará, pues? Aquí algunas preguntas al aire:

  1. ¿Son los famosos ojos verdes los de Cersei? O quizás los de Daenerys… Siempre he pensado que Cersei tiene que ser asesinada por Jaimie o Tyrion, con la ballesta de Tywin Lannister. Algún intringulis habrá por el medio, una discusión política con traiciones, para que Arya añada un nuevo nombre a su lista, mientras que otros se adelanten en tachar a Cersei de la suya.
  2. ¿Se mantendrá vivo el Iron Throne? En mi opinión, creo que el trono como símbolo de los 7 reinos seguirá -esta teoría de que desaparecerá y que todo serán estados independientes no me apetece para nada -pero cambiará su sede central. Tiene toda la pinta de King’s Landing llegará a su fin (probablemente todo quemado), como su trono, poniendo fin a la familia Lannister (del bando de Cersei). Habrá trono, sí, alguien se lo quedará pero no estoy segura de quién, pero este pasará a una nueva tierra: ¿Invernalia? Sería una buena opción. ¿Rocadragón?
  3. ¿Cuál es la misión de Jon Snow? Igual que la de Dondarrion fue intervenir en el destino de Arya, y la de Arya terminar con el Rey de la Noche… ¿Cuál es el sitio de Jon Snow ahora que la batalla entre los muertos y los vivos ha terminado? Melisandre lo resucitó con un motivo, una llamada del Lord, implicado en esta trama. Ni Melisandre ni su «Lord» se meterían en temas políticos más «banales» como el trono de hierro, así que queda a la espera descubrir el destino de Jon Snow.
  4. ¿Dónde se fue Bran? Se rumorea que Bran se marchó un rato al cine a ver la película de Endgame pero nos lo tendrán que confirmar en los próximos capítulos. ¿Qué papel ha tenido Bran en esta batalla? Esperamos que algo más cooperativo de lo que ha parecido.
  5. ¿Están todos los orígenes desvelados? Aquí una pregunta que me hago yo cada día y que es un poco loca, la verdad. Sabemos que Jon Snow es medio targaryan ya, pero… ¿Seguro que es el único? Tachán. Sería un punto muy crucial para la lucha por el trono de hierro y una batalla final de egos muy épica.

¿Y tú? ¿Qué opinas del capítulo y de lo que queda por venir?

Sé el primero en comentar

Deja un comentario