Crítica de ¡SHAZAM! El desfribilador de las películas de DC.

Todos conocemos de sobra la eterna rivalidad que (no) hay entre las editoriales del cómic DC y Marvel. Que si Marvel creó esto antes, que si DC es la original ideóloga de tales superpoderes… En fin, está en manos del público un largo debate de lo que a día de hoy es un tremendo fenómeno cinematográfico: los superhéroes.

El siguiente párrafo sirve para contextualizar un poco, para que entendáis un poco mejor en lo que he podido fijarme de ¡Shazam! antes de empezar con este review:

El cine de superhéroes no ve sus inicios con el MCU (Marvel Cinematographic Universe); las grandes pantallas ya habían sido víctimas de esta traducción de novela gráfica a la gran pantalla a manos de “El hombre de acero”, “Spiderman” (de la casa japonesa SONY), “El caballero oscuro” (del director de cine Christopher Nolan) y por supuesto muchos otros carretes que puedo haber tenido la suerte de no haber visto.

La diferencia real entre aquellas películas y las cuales vemos hoy en día en el cine es que por primera vez se ha conformado un “Lore” o “Universo” en que las películas de diferentes héroes convergen en un mismo trasfondo y son co-dependientes en eventualidades, villanos y líneas temporales.

Marvel ha sido el ejemplo a seguir con 21 películas (END GAME será la 22ª película del MCU) entre las cuales hay una conexión argumental real y una mecánica y dinámica del guión muy entretenidas.

Éxito. Parece que la fórmula esencial era contratar a grandes actores y darles unos papeles magníficos para conseguir una imagen aún más atractiva del protagonista y que la gente se lo pasase bomba viéndolos hacer cosas de fantasía.

Nada más lejos de la verdad, DC quiso probar suerte con lo que parecía ser la fórmula para triunfar en Hollywood y lanzó Superman, Suicide Squad, Batman VS Superman, Wonder Woman, Justice League…

Fracaso. ¿Por qué? ¿Qué fallaba? No, no fué el CGI. Tampoco fue el presupuesto y desde luego no fue que la gente prefiera Marvel, porque nunca nadie había tenido que elegir antes entre ellas.

El problema reside en que DC tiene una identidad (en los cómics) mucho más cruda, tenebrosa, lóbrega y cruel. Y eso en un cine “juvenil” no vende nada. La traducción al cine de esto es mala, y más si tienes que intentar venderla con hombres y mujeres disfrazados de monigote de colorines.

[…]

DC se hunde y Marvel está postulándose como una “powerhouse” de Hollywood imbatible.

Trasladémonos rápido a las oficinas de la Warner Brothers, hará algo más de un año:

Señor de WB que pone el dinero: Esto no funciona, DC, o conseguimos vender más entradas o dejamos de poner dinero para vuestros superhéroes.

Tío muy listo de DC: ¡Tengo una idea! ¿Y si cogemos un personaje de los que nunca nadie ha oído hablar, con un actor del que nunca nadie ha oído hablar y le damos la forma que tienen las películas de Marvel? Algo un poco más familiar, un poco más tontuno. Por probar suerte.

Señor de WB que pone el dinero: ¿Saldría barato?

Tío muy listo de DC: Baratísimo.

Señor de WB que pone el dinero: Hm… *Se frota las barbilla, pensativo*

[…]

¡Bienvenidos a esta review o crítica de “¡Shazam!”!

Resulta que recientemente he podido ir al cine a ver la última película de la editorial de cómics DC y qué queréis que os diga… ¡Me ha gustado!

Por primera vez en el cine de DC tenemos un background de película sencillo, un guión sin pretensiones, unos personajes sin falsa profundidad y una película de verdad entretenida.

En la película nos presentarán a Billy Batson (Asher Angel), un huérfano adolescente, viviendo un momento complicado de su vida en que reniega de su situación actual y no sabe a dónde mirar. Una serie de casualidades llevará al protagonista a recibir el don de convertirse en un superhéroe, Shazam (Zachary Levi), pero sin tener ni idea de todo lo que ello conlleva. La película aprovechará la situación personal de Billy para llevarnos a escenas en que él y su nuevo hermano de acogida, Freddy Freeman (Jack Dylan Gracer) descubren juntos los poderes de Shazam y gozan y sufren todo lo que ello conlleva. Por otra parte, desde luego habrá un villano, el Dr. Sivana (Mark Strong) les pondrá en una situación complicada para que Shazam pruebe que realmente es el héroe que los ciudadanos de Filadelfia (y las películas de DC) necesitan.

Durante las 2 horas de film podréis disfrutar de unas palomitas sazonadas con un par de carcajadas, unos efectos especiales coquetos, un buen audio y una historia con principio y final. Yo, sinceramente, de una película de superhéroes no pido mucho más.

Si, sin más. Una película así de sencilla, ¿eh?

La verdad es que si sois de ir al cine con frecuencia y sois de ver películas de entretenimiento, ¡Shazam! os gustará. No esperéis la película del año. Pero me alegra ver que DC está entendiendo lo que el público pide de una película de superhéroes. Ya llegarán a poner a sus protagonistas bajo verdaderos problemas y películas en que hayamos de ponernos serios y debamos entender que el malo que tenemos delante verdaderamente requiere que le den unas zurras.

Démosle un fuerte aplauso al “Tío muy listo de DC” al que se le ocurrió darle un poco la vuelta a la franquicia y esperemos que DC haya aprendido la lección.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario