crítica westworld 3

Crítica de WESTWORLD 3: una tercera temporada increíble

Woooooooow. No tengo palabras. Me ha explotado la cabeza mil veces en esta tercera temporada de Westworld. Llevo una hora delante del ordenador intentando escribir esta crítica de Westworld 3 pero ha sido una temporada tan complicada y completa que no sé cómo empezar.

Antes de empezar con esta crítica de Westworld 3, vamos a ordenar un poco los pensamientos, así que lo mejor es empezar con un recap del último episodio de la temporada, que terminaba a ritmo de Brain Damage de Pinkfloyd (qué literal).

And if the dam breaks open many years too soon.
And if there is no room upon the hill.
And if your head explodes with dark forebodings to.
I’ll see you on the dark side of the moon

Resumen último episodio

Volvemos al episodio anterior, con los cuerpos de Maeve y Dolores en el suelo. Sin embargo, los hombres de Serac y Maeve, que ha vuelto a la vida en un plis plas, no han encontrado la pieza importante que querían: el cerebro de Dolores, donde alberga todos sus memorias y en principio, los datos de Delos Inmortality Project.

Pero es demasiado tarde: Caleb se lo ha llevado junto al USB y sigue los pasos que se le indican para encontrar una caja en forma de ataúd, en la cual hay un nuevo cuerpo para Dolores. Tachán, Dolores is back.

De mientas, William, nuestro “Hombre de Negro” pone en marcha su misión para cargarse a todos los anfitriones en un intento de sanar sus pecados, y empieza por Studds y Bernard. Studds es herido de bala pero Bernard se salva gracias a la llegada de Lawrence de Westworld, otra copia de Dolores, quien le entrega un maletín misterioso. En este momento, Bernard sospecha que Dolores escondió algo en su memoria. Antes de proceder a abrir el maletín, hace una parada para hablar con Lauren, la esposa de Arnold, el humano en el que se basó Ford en su momento para crear a Bernard con su mismo físico y recuerdos.

Maeve y Dolores vuelven a pelearse a lo Kill Bill versus Terminator mientras que Caleb intenta llegar al Incite y conectar el USB. Sin embargo, aparece por sorpresa Charlotte, quien movida por el rencor y el enfado de lo que le pasó a su familia, inmoviliza a Dolores y acaba presa en el interior del Incite con Serac, Maeve y sus hombres. También está Caleb, quien no ha podido completar su misión. Serac ordena que se borren las memorias de Dolores una por una para encontrar el Dalos Immortality Project.

crítica westworld 3

Maeve, a lo largo de este conflicto, cambiará de bando: se da cuenta de que Serac no cumplirá la misión de reunirla con su hija y que es un simple títere de Rehoboam. El discurso de Dolores dentro del parque la termina de convencer y descubre que la llave no está dentro de Dolores. Así que básicamente Maeve reacciona matando a todo el mundo y dejando a un Serac muy herido, mientras que Dolores parece haberse sacrificado como su última acción para liberar el sistema.

Caleb procede a ordenarle a Rehoboam que se borre a sí mismo. También descubrimos que la elección de Caleb como líder no fue tanta casualidad como creíamos. Parece que empieza el fin del mundo o el nuevo mundo.

Mientras Studd intenta recuperarse del balazo en una bañera llena de hielo, Bernard sospecha que algo ha pasado con Dolores y se da cuenta de que la llave siempre ha estado dentro suyo. Se pone el aparato del maletín para conectarlo a su mente y ver probablemente qué pasa después de este fin del mundo y ya no sabemos nada más.

En la escena post créditos, se nos deja ver que Charlotte será la próxima mala de la temporada en este episodio trágico con William.

Crítica de Westworld 3

Perdonad por este rollazo pero no creo que sea la única a quien le ha costado barbaridades entender qué pasaba, así en general, en esta temporada de Westworld. Honestamente, creo que es una serie bastante selectiva y exigente con su audiencia, en el sentido de que no está hecha para todo el mundo: es poco accesible e incluso demasiado inteligente. Dudo que exista alguien que al final de cada episodio de esta temporada no se haya quedado con miles de preguntas e intentando resolver las distintas piezas del puzzle. En definitiva, he tenido la constante sensación de que entendía la trama a lo general pero que me perdía mil detalles por el camino. 

crítica westworld 3

Realmente, esto podría ser una crítica a la temporada pero ha sido como un reto y ha dado pie a largas conversaciones para comprender la historia. Esta tercera temporada pedía una concentración y comprensión realmente exigente a su audiencia. A mi parecer, no es que la dirección y la producción se haya hecho mal, sino que en mi opinión esta complejidad se ha hecho adrede. Pero bueno, al final todo toma más sentido, así que de algún modo se solucionan estas confusiones del espectador.

Mencionado ya el “alto nivel intelectual” de la serie, ya lo puedo decir: la tercera temporada de Westworld me ha encantado, me ha fascinado. No recuerdo ninguna serie anterior que haya hecho un plot twist tan brutal pero ojo, que el giro de guión no sucede de un episodio al otro, sino de una temporada a otra. A lo grande.

La primera temporada fue muy original y nos presentaban una distopía pero en la liga del entretenimiento. La segunda entrega, en mi opinión, fue un intento de puente entre la primera y la tercera y el resultado fue un desastre. Pero hemos cruzado el puente y lo que había en el otro lado, fuera de Westworld, ha sido increíble.

El parque de Westworld era solo una excusa, un experimento, un terreno de juego que formaba parte de una misión mucho más superior. En la tercera temporada nos encontramos con una distopía escalofriante dominada por la inteligencia artificial más avanzada, en forma de algoritmos que definen el destino de cada una de las personas. Dentro de la ficción, me ha parecido un enfoque muy realista y un giro de lo más acertado para seguir con la saga Westworld.

Personalmente, me fascinan las distopías bien construidas y no alzadas sobre mundos de fantasía. Puedo comparar esta tercera temporada de Westworld con Years&Years, una distopía donde las decisiones políticas y crisis económicas tienen un gran peso en el destino de la humanidad, mientras que en Westworld es la tecnología en su avance más logrado. Ambas dibujan un futuro no tan lejano para la humanidad en el cual es relativamente “fácil” verse viviendo. Estas son las mejores distopías.

Finalmente, para terminar esta crítica de Westworld 3, un fuerte aplauso para los personajes. Primero de todo, mencionar las nuevas incorporaciones: Aaron Paul como Caleb y Vincent Cassel como Serac. ¿Alguien me puede decir que podía salir mal con estos dos actorazos?

crítica westworld 3

Pero bueno, aquí el verdadero protagonismo lo han tenido las mujeres. Amén. Esto sí que es hacerlo bien: el triángulo de Maeve, Dolores y Charlotte simplemente increíble como líderes de su propio destino. No hay relaciones amorosas que las complementen como personajes ni ningún hombre que les quite el protagonismo.

Las escenas de acción son solo para ellas y son las líderes indiscutibles de esta entrega, del mismo modo que agradezco y valoro enormemente que esta decisión no ha sido solo para quedar bien con el movimiento feminista, sino que detrás de la pantalla también ha sido así: un gran reparto de directoras hayan formado parte de esta tercera temporada, que han dirigido cinco de los ocho episodios entre las cuales destacamos a Anna Foerster, Jennifer Getzinger, Amanda Marsalis o Helen Shaver. A ver si empezamos a dar más proyectos a mujeres que no solo sean dramas o similares del género; la acción también es su terreno.

Otro aspecto a valorar de los personajes de Westworld 3 es que cada uno actuaba por su propia motivación. Me explico: Serac era el malo de la temporada, de acuerdo, pero el resto de protagonistas a los que incluyo Dolores, Caleb, Maeve, Charlotte y Bernard, actúan de acuerdo con sus propias creencias. No existen “los buenos” y “los malos”, y precisamente el grupo de “los buenos” no luchan juntos, sino cada uno va por su propia cuenta. Me ha parecido realmente interesante este esquema, en el cual el objetivo es común pero las motivaciones, creencias y decisiones son muy personales. En los episodios los hemos visto siempre separados, y cada uno iba en contra del otro, sin pertenecer a ningún bando concreto (hasta el final que pasa lo de Maeve, claro). Se rompe el mapa tradicional de enemigo y héroe luchan por el mismo “premio” – esta perspectiva de Westworld me ha parecido mucho más realista y representativa de la sociedad individualista actual.

En definitiva, creo que ha quedado claro con esta crítica de Westworld 3 que, en mi opinión, la serie ha mejorado muchísimo y ha sabido desarrollar una historia de esas para que te explote la cabeza. Hay que verla con exquisita concentración y hacerse muchas preguntas; esta es tu función como espectador. Y ahora, por favor, que termine ya el coronavirus y que se pongan a grabar porque necesito la cuarta temporada ya y ver qué pasa después del “fin del mundo”. 

P.D: Y por supuesto, mini punto por elegir España como escenario principal de esta temporada: desde la Ciudad de las Artes y la Ciencia de Valencia hasta el pequeño pueblo catalán de Besalú.

Si te ha gustado esta crítica de Westworld, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

También puede gustarte...

Deja un comentario