crítica de tenet nolan

Crítica de TENET, de Christopher Nolan

La vuelta al cine solo podía haber sido protagonizada por uno de los grandes. Después de haber marcado historia con increíbles películas como Origen, Interstellar o la trilogía de El caballero oscuro, TENET no podía alejarse del patrón “nolanista” de salir del cine con el cerebro quemado. O como dice nuestro amigo Robert Pattinson, “como si te hubiera atropellado un camión”. Hoy os traigo la crítica de TENET, no solo la película más compleja de Nolan sino, posiblemente, también de la historia del cine de esta última década. Esta crítica de TENET contiene spoilers.

Voy a empezar esta reseña con dos afirmaciones. Primero de todo, TENET es una película que sí o sí hay que ver dos veces: una primera para disfrutar del espectáculo visual y ubicarse dentro de otra ida de olla de Nolan, y una segunda vez para entender bien la película. Aunque la primera vez sales del cine con una idea general de lo que ha pasado, hay miles de detalles que seguro que se nos han escapado y que no podremos descubrir hasta que volvamos a ver la película. 

O bien, ¿no decía Nolan que sacaría un libro explicativo junto a la película? De momento, el libro, llamado Tenet: Inside Quantum Cold War, sigue en preventa… pero estoy deseando tener la oportunidad de leerlo y saberlo todo sobre este concepto llamado “la inversión temporal”. Seguiremos la pista pero por ahora habrá que volver al cine para quedarse con todos los detalles.

Crítica de TENET, de Christopher Nolan

La segunda afirmación, que ya nos adentra en esta crítica de TENET, es que lo nuevo de Nolan tiene algo muy bueno y algo malo: punto positivo por introducirnos un concepto innovador sobre el tiempo – elemento clave en las producciones del director – pero punto negativo por la ausencia de trama emocional. Dicho de otra manera, bien por el qué (la historia, la idea general) y mal por el por qué (la motivación de de la historia).

Hasta ahora, en el mundo del cine hemos visto todo tipo de “viajes en el tiempo” y se nos ha explicado cómo funciona la física cuántica cuando se implican el pasado, el presente y el futuro. Pero Nolan nos presenta el concepto de “entropía” en objetos y personas, y junto a esta palabra, las inversiones temporales. En otras palabras, el director defiende “que la entropía de un objeto o persona se puede invertir”.

Origen, Interestellar o Memento parecen un juego de niños al lado de TENET. No voy a ponerme a explicar cómo funciona la inversión temporal (hay muchos vídeos y posts que te lo contarán mejor que yo) pero la intención de mencionarlo en esta crítica es sencillamente destacar la inteligencia de Nolan como director: por un lado, su capacidad de innovar, de pensar (mucho) más allá y de traer al público algo totalmente rompedor después de ver en centenares de películas y series las leyes de los viajes físicos de otra forma. Y a la vez, el director se mantiene fiel a su tema favorito, o mejor dicho obsesión, -el tiempo- y de ese modo sigue consolidando todavía más la marca Nolan.

Por el otro lado, el director resulta brillante también porque, seamos sinceros, es un tema enormemente cinematográfico, una apuesta segura para asegurar un espectáculo visual extraordinario e impactante. Si os fijais, en TENET no vemos grandes ciudades de rascacielos o el espacio infinito con sus agujeros negros: no se necesitan localizaciones magistrales para ejemplificar la inversión temporal y conseguir que sorprenda al espectador. Un aeropuerto vacío o un campo desierto son suficientes para mostrarlo.

Crítica de TENET, de Christopher Nolan

De momento, todo bien en TENET. Sin embargo, y aquí los cinéfilos me van a matar, es tan compleja y tan innovador el concepto de “inversión temporal” que no creo que sea suficiente contarlo en dos horas y media: es el ejemplo perfecto de película que podría exprimirse más usando un formato de miniserie (nada, unos cinco episodios).

Siendo consciente que Nolan debe ser un hater de esta idea, respeto la película pero es muy ambicioso querer reeducar al espectador sobre un nuevo funcionamiento de las leyes físicas en tan poco tiempo. Demasiada información para el cerebro: no solo nueva información, sino difícil de procesar. Es una lástima quedarse con las ganas de más, con las ganas de entenderlo todo bien.

Ahora que ya hemos hablado de la protagonista de la película – la inversión temporal – falta hablar del Protagonista (John David Washington) y su trama emocional. Y para mi, aquí es donde TENET falla y no está a la altura de sus películas más “similares” que serían Origen e Interestellar. 

El problema principal es que Nolan ha puesto tanto énfasis en contarnos sus movidas temporales (de forma justificada) que ha dejado de lado el otro elemento que hacían que sus películas fueran magistrales: ¿verdad que Interstellar no sería lo mismo sin el reencuentro final entre Murphy y Cooper, por ejemplo? Hubieramos disfrutado del espectáculo visual y nos hubiera explotado la cabeza con la historia de los agujeros negros, pero al fin y al cabo, la guinda del pastel, aquello que la hace inolvidable, es el arco emocional. La motivación de Cooper de volver a ver a su hija.

En TENET, el Protagonista no tiene una motivación fuerte para hacer lo que hace. Se nos introduce el personaje de Kat, esta mujer atada y víctima de los maltratos de su ex marido, y su hijo Max, que se convierte en el motivación de Kat, y a la vez del Protagonista, por querer acabar con el malo (me encanta el papel de Kenneth Branagh). Que Kat por fin sea libre y pueda vivir tranquila con su hijo. ¿Suficiente? Ni de lejos; la profunidad de esta trama tiene solo una capa. TENET resulta fría y en este aspecto, más parecida a Dunkerque. 

Por lo tanto, aunque TENET sea una película digna y que crea fascinación, no tiene un clímax potente que conecta con el espectador. De nuevo, reitero mi punto de vista de que TENET funcionaría mejor en formato serie: desconozco si la intención de Nolan era dejar de lado este arco emocional a drede y centrarse en lo principal, pero el resultado final es incompleto.

Aunque El Protagonista y su compañero Neil logran su misión final, ¿te emocionó que consiguieran salvar al mundo? A mi no, y creo firmemente que fue debido a la ausencia de una motivación sólida. No hemos conectado con la trama de Kat, Andrei Sator y su hijo Max, ni su misión final de destruir el mundo. Demasiado generalista para empatizar.

Comprendo que era necesario dedicar el máximo de horas a explicar la inversión temporal, un concepto totalmente nuevo, y por este mismo motivo, más tiempo aquí es la clave para poder desarrollar bien toda la historia y volver a dar al espectador algo con lo que emocionarse. 

Conclusión de la crítica de TENET, de Christopher Nolan

En conclusión para terminar esta crítica de TENET de Christopher Nolan: está claro que el director se ha pasado el juego y puede hacer lo que le da la gana. Su experiencia como director y su obsesión con el concepto de “tiempo” ya trabajado anteriormente lo convierten en la persona más válida para crear una película como TENET, mientras que cualquier otro intento amateur nos resultaría una locura estúpida.

El director busca renovarse y mantenerse fiel a sus ideas, y en TENET sin duda lo consigue. Es su película más compleja y más rompedora, pero yo me sigo quedando con Interstellar y Origen: el valor emocional es sumamente importante para mi, y TENET queda catalogada como una película de espías “a secas”, sin nada más que añadir. 

Tampoco he dicho nada del reparto así que aprovecho por decir que tanto John David Washington, Robert Pattinson y Kenneth Branagh están a la altura de sus personajes y nos regalan grandes actuaciones. El otro tema es el personaje de Kat, pero ya hablaremos en otra ocasión de las mujeres en las películas de Nolan…

En fi, por supuesto que recomiendo TENET a todos aquellos que estén dispuestos a aguantar dos horas y media de total atención, sin distraerse con las palomitas ni tiempo para ir al baño, si no quieres perderte nada de la historia. Saldrás de la sala cuestionando todo lo que has aprendido en películas sobre el tiempo hasta el día de hoy, le darás las gracias a Nolan por esta vuelta al cine por la puerta grande y, por supuesto, por aportar al cine producciones diferentes e inteligentes, de aquellas que marcan una diferencia. 

Si te ha gustado esta crítica de TENET de Christopher Nolan, no dudes en suscribirte a nuestro blog:

También puede gustarte...

Deja un comentario