LOS MEJORES MOMENTOS DE HARRY POTTER: celebramos los 9 años desde que finalizó el rodaje de la saga.

Hoy hace 9 años que finalizó el rodaje de Harry Potter & The Deathly Hallows – Parte 2. Aquellos que crecimos con los libros y las películas sentimos un poco de nostalgia, aunque muchos seguimos disfrutando de la saga como cuando éramos críos. Con la excusa de este aniversario, hoy os traemos los mejores momentos de Harry Potter. Hemos seleccionado el mejor momento de cada una de las películas. Bueno, menos de la última. Porque es la mejor. Y seleccionar solo un momento es imposible. Bueno, de la última y de alguna más. En verdad hemos hecho lo que nos ha dado la gana. Y ya está. 

LA PIEDRA FILOSOFAL: la primera conversación.

Sin duda, la primera película está llena de emociones y primeras experiencias pero nos quedamos con la mítica escena en el Hogwarts Express donde Harry y Ron comparten cubículo por primera vez, y luego llega Hermione con su entrada triunfal a vacilar un poco sobre magia. Ninguno de los tres sabe todavía que se convertirán en mejores amigos y que vivirán increíbles y trágicas aventuras juntos. Una imagen para enmarcar. 

LA CÁMARA SECRETA: Gilderoy Lockhart.

Kenneth Branagh da vida a este excéntrico personaje que nos da momentos fantásticos: Gilderoy Lockhart da un brillo especial a la segunda entrega de Harry Potter con su narcisismo exagerado. La cámara secreta es una película que los seguidores de Harry Potter o bien aman o bien odian. Aquí tiramos más por la segunda opción… Aunque no lo negamos: es increíble ver por primera vez a Tom Riddle y, sin duda, una película que despertaba tus peores pesadillas cuando eras un niño. Pero seamos honestos: suerte tenemos de las tonterías de Gilderoy Lockhart que le da un toque especial. 


EL PRISIONERO DE AZKABAN: la conversación paternal con Sirius Black.

El Prisionero de Azkaban es una de esas películas que aprendes a querer con el tiempo. Un salto de calidad bestial gracias al cambio de director, Cuarón, a quien aprovechamos para felicitar por su último Oscar (claro, como va a leernos…).

Aquí vivimos el momento de lagrimita fácil con Sirius Black y Harry Potter, cuando antes de que empiece toda la movida y ya sabemos que Sirius es el «bueno» de la película: este le invita a irse a vivir con él. Harry Potter, por primera vez, siente que tiene una familia de verdad y es un momento muy especial para ambos.

También destacamos el puñetazo que le da Hermione a Draco Malfoy por capullo.

THE GOBLET OF FIRE: HARRY POTTER???? Did you put your name on the Goblet of Fire????

Epic moment.

Era evidente que Harry Potter saldría como participante para los Juegos del Hambre Made in Hogwarts pero todavía nos sigue sorprendiendo la reacción tan épica de Dumbledore. La única vez que lo vemos perder los papeles como lo hace en esta situación. Una escena a la vez emotiva que transmite un claro mensaje al espectador: oh yeah, aquí empieza la aventura. Voldemort is back, bitches.

Por supuesto, también cabe mencionar la primera aparición de Voldemort y la consecuente muerte de Cedric, la cual a día de hoy todavía nos hace llorar. El personaje que dignificó la casa de Hufflepuff, así lo recordaremos.

LA ORDEN DEL FÉNIX: Luna Lovegood.

Muchos de vosotros estaréis de acuerdo con que esta película es, probablemente, la peor de la saga, a pesar de que pasan cosas realmente importantes. Aquí todavía no hemos superado la muerte de Sirius, la cual fue demasiado dura y seguimos en shock, así que no, no podemos decir que es el mejor momento de la película.

Nos quedamos con la presentación de Luna Lovegood, la mejor Ravenclaw de Hogwarts, una joven misteriosa que se convertirá en una gran amiga de Harry Potter y nos regalará momentos guays de what the fuck. Luna mola y estamos contentos de su incorporación al squad. 

Ah, y lo reconocemos: nos emociona el momento Expelliarmus de Neville. Bien, Neville, bien. Sigue así.

EL MISTERIO DEL PRÍNCIPE: la muerte de Dumbledore.

Vamos a calmarnos que esta película esta llena de momentos muuuuuuy épicos. Y nos enfada que exista gente que odie la película: solo os perdonamos porque lo comparáis con el libro, el cual es de los mejores. Aquí destacamos tres grandes momentos:

Tom Riddle y el orfanato: un flashback para conocer los inicios de Tom Riddle y su primer contacto con Dumbledore. Sin duda, una parte que nos hubiera gustado ver más en las películas: la historia de Tom Riddle y su evolución hacia Voldemort, así que este regalo que nos profundiza más sobre el malvado de la saga es de mucho agradecer.

Sectumsempra: bieeeeen. Un poco de Draco Malfoy, por fin. Vivimos su angustia, su conflicto interno, y el colmo es la mini lucha que tiene con Harry Potter en los baños de Hogwarts. De nuevo, conocemos con más profundidad las emociones de este gran personaje.

Y por supuesto…

La muerte de Dumbledore: aunque es una muerte que se aprende a comprender con el tiempo. Cuando el famoso Severus, please, no es un «No me mates» sino un «tienes que matarme tu». Emotivo. Muy emotivo. Seguido de un gran momento donde los alumnas le rinden homenaje con las varitas apuntando hacia el cielo.

Descubriremos también quién es el Half-blood prince: I AM… IRON MAN. Ehem, digo: I AM… THE HALF-BLOOD PRINCE. Booooooommm.

LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE (PARTE 1): O’Children

En medio de la tragedia, las esperanzas se van desvaneciendo. Una escena que para muchos puede parecer de relleno pero que para nosotros significa muchísimo: el valor de la amistad, el valor de no rendirse. Aceptar que a veces está bien no estar bien. Intentar encontrar la felicidad en las pequeñas cosas: «Happiness can be found, even in the darkest of times, if one only remembers to turn on the light.» Sí, hablamos del baile en la tienda de campaña de Harry y Hermione a ritmo de O Children de Nick Cave (nuestra obsesión por esta escena no tiene absolutamente nada que ver con nuestro fanatismo por Nick Cave). ¿No os emociona este momento?

LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE (PARTE 2): las lágrimas de Snape

Aquí, de nuevo, destacaremos tres grandes momentos. Vamos a ello:

El beso de Ron y Hermione: se nos despierta nuestro fandom teenager. Tantos años esperando este momento, por el amor de Dios. ¿Por qué J.K. Rowling esperó tanto tiempo? Madre mía, la tensión sexual se disuelve en cuestión de segundos.

El momento Harry Potter is dead pero no: Neville echándole un par. Claro que sí. El Gryffindor es digno de la espada que representa su casa y está dispuesto a atacar a Voldemort cuando la esperanza está casi perdida, después de marcarse un discurso de puta madre. El momento perfecto para que Harry salte de los brazos de Hagrid y empiece la batalla final. Pelos de punta.

El plot twist de Severus Snape: tantos años sin saber si Snape es bueno, es malo o qué es. Sin duda, la saga no podría terminar de una mejor manera: homenajeando a este personaje que se ha entregado con todo su corazón a Harry Potter. Bueno, a Lily. El gran momento de la película se lo marca Alan Rickman y a partir de aquí, se convertirá en el personaje favorito de todos. Y punto.

After all this time? Always.

Bueno, lo dejamos aquí que podríamos estar horas y horas haciendo listas de momentos memorables de Harry Potter. Hacer esta selección ha sido lo más duro que hemos hecho en nuestra vida porque somos conscientes que nos dejamos muchísimos por el camino. ¿Y vuestro momento favorito? ¿Cuál es?

Os dejamos con el vídeo del último día de grabación. Enjoy 🙂

Sé el primero en comentar

Deja un comentario