9 técnicas de Jaume Cabré que te conquistarán (Les veus del Pamano)

Jaume Cabré

Como mucho sabréis, Jaume Cabré es, sin duda, mi escritor favorito (y me hace un poco de ilusión que sea catalán). Me siento incapaz de reseñar sus grandes obras como Jo confesso o Les veus del Pamano. Y es que es complicado que uno sea objetivo con sus libros favoritos. Por lo tanto, os traigo una lista de nueve técnicas de estilo que el escritor catalán emplea en sus obras y que sin duda, te conquistarán. Me basaré en el último libro suyo que he leído – Les veus del Pamano – aunque su estilo es reconocible en el resto de sus obras.

Antes de todo, como algunos me preguntáis por dónde empezar con Jaume Cabré, os daré unos consejos:

  • Si eres un gran lector, no lo dudes y empieza con Jo confesso, una obra maestra de introspección y descarga emocional de nuestro protagonista Adrià Ardèvol.
  • Si lees poco pero quieres un libro fantástico y no te asustan sus 622 páginas, empieza con Les veus de Pamano. A diferencia de Jo Confesso, encontrarás un poco más de acción y entretenimiento (sin perder nunca la fuerza emocional).
  • Si no eres un gran lector y buscas algo más fácil, prueba con sus cuentos Quan arriba la penombra. Personalmente, prefiero sus novelas mil veces más pero es una buena manera de que conozcas el estilo del autor.

Ahora sí, os dejo con las 9 técnicas que hacen del estilo de Cabré algo excepcional y único (basado en Les veus de Pamano). Usaré como ejemplos fragmentos del libro (libres de spoilers) que están originalmente en catalán y tenéis que entender que me veo incapaz de traducirlos.

1. Cabré nunca abandona la trama central de su novela aunque te sorprenderá la variedad de perspectivas con la que cuenta esta: cada capítulo presenta un punto de vista diferente narrada por un personaje distinto. Les veus de Pamano narra la historia de un pueblo ficticio llamado Torena (que en un mapa lo situaríamos cerca de Sort, en Cataluña) durante los años cuarenta: cuando terminas el libro, te das cuenta de que la trama central, en realidad, son el conjunto de todas las historias de los personajes – siempre con un hilo común- que han construido juntos la historia del pueblo.

2. No mezcla solo perspectivas de diferentes personajes sino el orden cronológico: un capítulo es el año 2002 y el otro el 1940. Les veus de Pamano se cuenta en tres épocas distintas que se van alternando aleatoriamente: primeros años del franquismo, la transición y el presente (2002).

Es complicado conseguir que el lector no se pierda y se pregunte: ¿en qué época estoy ahora? Pero Cabré tiene el poder de aclararnos en cada momento en qué año nos encontramos a través del vocabulario, de las decisiones de los personajes y otros factores. Es una técnica que aporta mucho dinamismo y que a mi parecer, Cabré decide emplear no precisamente para hacer el libro más entretenido sino para conocer mejor a los personajes: a partir de mezclar las épocas, vemos sus evoluciones, sus contrastes, aquello que deseaban ser y lo que son ahora. Una manera muy ágil de profundizar con los protagonistas.

3. De la misma manera que se nos presentan diferentes puntos de vista, aparecen muchos personajes en la obra de Cabré. También esto puede ser confuso y juzgado fácilmente por los lectores, porque es fácil perderse entre tantos nombres. Sin embargo, Cabré no solo consigue que nos acordemos de cada uno de los personajes, sino que tiene la capacidad de profundizar con cada uno de ellos: sabemos sus historias, sus debilidades y fortalezas. Aunque no sean protagonistas, conocemos lo que piensan de manera intensa. Al final del libro, conoces de la misma manera a Oriol Fontelles – uno de los protagonistas del libro – como a Jacinto Mas, un personaje totalmente secundario y a quien escucharás hablar en solo un par de conversaciones.

Para que nos acordemos de los personajes, sobre todo al inicio del libro, Cabré usa una técnica muy divertida y acertada, que es la de estereotipar o poner etiquetas. Por ejemplo, nunca verás el nombre del personaje <> sin su etiqueta de <<Mamen Vélez de Tena que és més gran que jo>> o cuando se habla de la protagonista Elisenda Vilabrú en un contexto oficial, siempre lo acompaña el <>.

Esta técnica de estereotipos – siempre empleada desde el punto de vista de un personaje concreto – nos ayuda a recordar la multitud de personajes de la historia y a la vez, nos los definen.

4. Con tantos personajes y tantos puntos de vista, Cabré no podía optar por solo un tipo de narrador y opta por mezclar primera, segunda y tercera persona sin ningún tipo de orden concreto. Podemos empezar con narrador omnipresente y que la misma frase termine en primera persona. De esta manera, también es más fácil conocer más los personajes: los conocemos desde diferentes ángulos, de manera objetiva y de manera más íntima, lo que ven los otros y lo que sienten ellos mismos. Es sorprendente como Cabré no emplea ningún tipo de lógica en aplicar según que tipo de narrador: no se espera al siguiente capítulo para saltar de la tercera a la primera persona, sino que según las necesidades del personaje, lo que el autor quiere que sepamos de él, usa un narrador u otro.

La Tina va obrir la boca, sotjà cap endins de la seva ànima, congelà un somriure tímid i, sense mirar en Serrallac, va dir que encara no sabia ben bé per què ho feia, però és que em revolta la mentida i la gent que s’aprofita de les mentides. M’agradaria que m’ajudessis.

5. La oposición entre el diálogo/acción y el pensamiento de los personajes. Este es, sin duda, el punto del estilo de Cabré que más me fascina por la naturalidad – o más bien la humanidad – de los personajes y la lucha constante entre aquello que queremos decir o hacer y aquello que decimos o hacemos. Como el escritor usa esta técnica es inmejorable.

– Per què estàs trista?

L’autoritat moral del fill. Ara és el fill el que mana sobre tu i vol saber per què estàs trista. I tu, com qualsevol fill, no li explicaràs que tens un problema de parella i un altre de pit, encara ben bé no saps en quin ordre. (…) I la vida és complicada perquè tinc ganes de dir-te que estic malalta i em fa por estar-ho. Però no t’ho vull dir perquè no vull que resis per mi, perquè no vull que es barregin les oracions i la quimioteràpia: per coherència, Arnau, m’entens? Per aquella coherència que de sobre el Jordi no té. El silenci em mata (…)

– Coses.

6. Su empleo de un estilo totalmente libre, con frases largas que no descansan y que mezclan la descripción de una situación con los pensamientos y diálogos. Solo un autor con experiencia puede permitirse hacer párrafos enteros sin puntos que puedan leerse fluidamente como el propio pensamiento y acorde a la velocidad de la acción. Cabré sabe cómo crear tensión, prisa, preocupación, impaciencia, y lo hace con un estilo muy propio. Usa la técnica de las frases infinitas para que los personajes se desahoguen, para que vomiten todo aquello que sienten, para que exploten como lo haríamos nosotros en la vida real. El pensamiento no cesa, siempre hay movimiento en nuestra mente, y esto es lo que quiere reflejar Cabré con párrafos largos donde se mezcla diálogo y pensamiento. Por ejemplo, el escritor no tiene la necesidad muchas veces de emplear símbolos externos como el guión para iniciar un diálogo, porque prefiere que no haya interrupciones, que se lea el párrafo y se sienta más real, así que opta por ponerlo todo en una misma frase sin tener que indicar quién dice qué (porque el lector es suficientemente hábil como para saberlo). Hay que tener cuidado con esta técnica: insisto, solo los mejores pueden hacerlo.

7. Su experiencia como escritor (y ya no solo como escritor, sino como hombre) se plasma en cada página: el uso de un vocabulario inteligente, el juego ingenioso con las palabras, los recursos literarios, su conocimiento histórico y cultura general. Es un vocabulario fácil de entender pero muy culto, que nunca olvida el contexto histórico donde transcurre la historia, así como también se percibe su dominio sobre los temas que desea tratar sin que parezca un conocimiento adquirido forzadamente para poderlo incluir en su obra. Desafortunadamente, siempre nos encontramos incómodos con las traducciones, ya que nunca reflejarán con exactitud las palabras del escritor, así que si sois de Cataluña no dudéis en leerlo en su idioma original. Con Cabré, aprendes a hablar y a escribir. Os recomiendo un pequeño ensayo suyo, Les Incerteses, donde comparte su proceso creativo y su trayectoria profesional.

8. La fuerza emocional de su obra. La situación límite para describirlo es que tanto en Jo Confesso como en Les veus de Pamano he llorado, y esto es algo difícil de conseguir con solo el uso de las palabras, dichas por cierto personaje ficticio con quien no tienes un vínculo emocional. La emoción que desprenden sus novelas es inquietante y extraordinaria, demasiado humana. Por ejemplo, yo lloré por la poderosa imagen mental de una madre incomprendida por su marido e hijo y no por la muerte trágica de algún personaje. Insisto: esta capacidad de conectar emocionalmente con todos los personajes y lo que es más, identificarte plenamente con las dudas, debilidades, fortalezas, actitudes de algunos , es lo que te hace temblar y recordar a un libro para siempre, no el argumento de la novela.

9. Finalmente, destacar su labor como escritor: su paciencia, su pasión, su experiencia y su imaginación. No hay escritor sin trabajo constante y Cabré sabe perfectamente cómo funciona: no se escribe un libro en unos meses sino que necesitas tiempo y esfuerzo para reconstruirlo, imaginarlo, vivirlo. Jaume Cabré nos lleva por la zona de Sort y pasea sus calles y edificios en busca de inspiración, recrea allí su historia, la escribe y reescribe otra vez. Ordena todo aquello que aparentemente es aleatorio. Nunca lo abandona, aunque tarde ocho años como en Jo confesso. Luego, pues, te presenta una obra maestra.

Espero que por fin os haya convencido para empezar con este grande autor. Por cierto, este Sant Jordi por fin conseguí un libro suyo firmado y me hizo muy feliz.

Y como siempre, si te gusta el libro y decides comprártelo, puedes hacerlo a través del link que encontrarás en el post y así contribuyes con el mantenimiento del blog

Les veus del Pamano: Premi de la Crítica Catalana 2005. Premi El Setè Cel 2007 (LABUTXACA)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario