La fantasía hecha poesía: THE SLOW REGARD OF SILENT THINGS de Patrick Rothfuss

 

«- Readers expect certain things. People are going to read this and be disappointed. It doesn’t do what a normal story is supposed to do.

– Fuck those people. Those people have stories written for them all the time. What about me? Where’s the story for people like me?»

El gran Rothfuss se muestra inseguro ante su pequeña creación. Sabe que es un libro distinto y que no todos serán capaces de apreciarlo.

Hoy, pues, vengo a hablar de una novela corta muy especial. No soy una gran aficionada a los libros de fantasía pero este relato es diferente. Voy a ser breve y os expongo a continuación las dos razones por las cuales escogí The slow regard of silent things y dos motivos por los cuales me ha parecido un libro hermoso.

Empezamos por mi principal motivación. Nos quejamos mucho de George R.R. Martin pero aquí los seguidores de la saga El Nombre del Viento llevamos desde 2011, es decir, más de 7 años, esperando la tercera entrega. Siete años. De mientras, en 2014 Rothfuss nos presentó The slow regard of silent things, un spin-off de la saga sobre su personaje más misterioso llamado Auri. Por supuesto, todos los fans de la trilogía corrimos a comprarlo. Claro, olvidé contaros algo importante: si no has leído El Nombre del Viento, no sé a qué esperas. Es una historia fantástica con unos personajes maravillosos. Y ya luego puedes leer las aventuras de Auri (antes no tiene ningún sentido).

El segundo motivo ya es un tema más personal.  Es un relato bello, elegante y relajante basado en un mundo fantástico y escrito casi en forma de poesía. Páginas que calman el cuerpo y te preparan para soñar.

En general, me gusta mucho más consumir novelas densas y largas pero entre una y otra mi mente necesita un descanso. Aprovecho estas pausas entre libros para leer clásicos, libros de fantasía o ciencia ficción, así como novelas cortas de no más de 250 páginas. Por lo tanto, este trabajo de Rothfuss es exactamente lo que necesito antes de empezar otra gran novela: un libro bien trabajado, diferente y con una historia bella que no te deje indiferente.

A continuación, os explico por qué The slow regard of silent things es un libro que merece la pena.

Un estilo muy personal y sin normas

Rothfuss, antes de su lanzamiento, se mostraba muy inseguro por qué no es una historia con planteamiento, nudo y desenlace, no es un libro con una trama de aventuras y ni siquiera hay diálogos. Es una historia bastante especial con un estilo totalmente personal hasta el punto que Rothfuss inventa palabras y crea verbos.

Básicamente, The slow regard of silent things define el carácter de Auri. A primera vista puede parecer aburrido pero si eres de los lectores que prioriza los personajes de una novela a la historia en si, vas a poder apreciar este libro. En poco más de 120 páginas, Rothfuss define la misteriosa personalidad de Auri a partir de su día a día, de las cosas que hace, de su rutina. El autor puede pasarse perfectamente tres páginas describiendo cómo Auri transporta un objeto a su habitación o cómo prepara jabón. La gracia está en los pensamientos del personaje, en cómo reacciona ante tales circunstancias tan triviales. Por ejemplo, su enfado cuando le roban el jabón y su pasión que pone en crearlo, así como el esfuerzo y la felicidad que siente al arrastrar la rueda que ha encontrado hasta su estantería. Se describen los sentimientos a la perfección y el lector entra en un juego de bipolaridad emocional muy divertido y delicado a la vez.

Personalmente, considero que es un ejercicio muy interesante escribir una novela corta para cimplemente conectar con un personaje concreto. Además, algo innovador en Rothfuss es que no tiene la necesidad de meter una situación extrema, otros personajes para que se relacionen con Auri o incluso usar diálogos para definir su personalidad, sino que simplemente lo hace a partir de su día a día.

A parte de conocer a Auri mejor, el libro también me dejó una pequeña lección. Aprendemoc que Auri es sensible, solitaria y lleva una vida sencilla en su Subrealidad, así que ha crecido de manera que los factores externos y las situaciones cotidianas han afectado su personalidad de manera especial y condicionan mucho su estado de ánimo en cada momento. Es introspectivo ver cómo una trivialidad puede recibir tanta importancia, un objeto sin importancia se convierte en un tesoro y es capaz de llevar a Auri a la euforia o a la desesperación. Al fin y al cabo, es un pensamiento que te deja reflexionando: la sencillez de las cosas y el saber encontrar la magia en aquello más básico del día a día. O dicho en otras palabras: valorar lo que tenemos y creamos, y alegrarnos por lo que vamos encontrando en el camino.

Así como detalle extra, os recomiendo leer este libro en inglés para aquellos que tengáis un buen nivel. Hay muchos adjetivos y verbos que no había leído en mi vida y es bonito descubrirlos.

Mi nota: 8/10

Atentamente,

The Lord of the Books

Sé el primero en comentar

Deja un comentario