Lo dicen Zuckerberg y Obama: EL PROBLEMA DE LOS TRES CUERPOS (parte I)

He tardado media vida en escribir este post. Y es que los libros complicados requieren reseñas complicadas.

Hoy os vengo hablar de la primera parte de la popular trilogía El problema de los tres cuerpos de Cixin Liu, la cual lleva el mismo nombre que la entrega completa. Antes de empezar a escribir esta reseña, necesitaba saber qué opinaba otra gente acerca del libro y he quedado sorprendida con la cantidad de reseñas negativas o lo que es peor, la cantidad de lectores que han quedado indiferentes con la historia. Mi primera sensación es que muchos lectores no han entendido del todo el libro, y no es un comentario con intencionalidad ofensiva, pero es una situación que a menudo sucede cuando la novela es sumamente inteligente. Y me incluyo a mi misma en este grupo, por supuesto, quien he tenido que esforzarme para comprender cada punto de la historia, pero al menos he podido distinguir a la hora de escribir la reseña lo que depende de mi y lo que depende del escritor para decidir si el libro me ha gustado o no. Y mi veredicto es que sí que me ha gustado. Bastante, de hecho.

Básicamente, me cuesta asimilar que <> (tal y como lo definen algunos lectores), haya sorprendido a personas como Zuckerberg y Obama, quienes recomiendan la trilogía como una de las mejores de la década en el ámbito de ciencia ficción. No insinuo que su criterio es mejor que el nuestro, ni mucho menos, pero sí intuyo que son personas capaces de distinguir un popular best-seller escrito en dos días de la buena novela. Personalmente, a mi me ha parecido una novela de ciencia ficción fantástica, aunque no destinada para todos los públicos: es una novela culta con muchas referencias históricas, que requiere de una gran reflexión científica, no emocional como la pura literatura, y llena de una creatividad alarmante. Vamos a poner orden a todo esto.

Primero, os voy a hacer una breve sinopsis del libro para que entendáis un poco de qué hablo, aunque es todo un reto no hacer spoilers: en plena Revolución Cultural China, hay un proyecto militar secreto para establecer contacto con una civilización alienígena (historia 1 narrada en pasado). Hasta el día de hoy, la única manera de contactar con ellos era a través de un videojuego de realidad virtual llamado «el problema de los tres cuerpos» (historia 2 centrada en el presente), el cual da a conocer las extrañas leyes físicas que reinan en el nuevo planeta. La novela, que se estructura a partir de estas dos historias basadas en diferentes tiempos, está contextualizada en una época de gran inestabilidad política y graves problemas sociales, y el tema es que todo el caos se junta y divide el pueblo entre aquellos a favor o en contra de la invasión alienígena.

Os recomiendo que si no sois grandes aficionados de la historia o bien desconocéis gran parte de esta, ir a Youtube o en la misma Wikipedia y teclear «Revolución Cultural China» (yo lo tuve que hacer). Es una novela de ciencia ficción muy bien integrada en un contexto histórico real y por lo tanto, no viene mal un poco de conocimiento teórico para comprender los pilares sobre los cuales se rige la historia. Sobretodo porque la implícita inestabilidad política y los problemas sociales que surgen a partir de tal época, son un componente importante en la novela. Personalmente, es una nueva manera de vivir la ciencia ficción: la historia no sucede en un lugar imaginario o es una distopía futurista con sus elementos más fatídicos, sino que se integra completamente en una historia real del pasado donde la población se vuelve caótica y la ciencia ficción es la excusa para poner el pueblo a prueba en tal contexto. Te da esta completa sensación de «esto puede pasar» y hasta te pone los pelos de punta al reflexionar sobre el tema.

Permitidme la comparación: de la misma manera que me asombró como Ishiguro incorporó la ciencia ficción como género secundario en una historia muy emocional (podéis leer mi post sobre Ishiguro en entradas más antiguas), aprecio como Cixin Liu también le da una nueva perspectiva al género y va más allá de solo crear un mundo ficticio en el cual ciertos personajes luchan y superan obstáculos. Es una ciencia ficción muy real y tratada con una creatividad asombrosa.

Uno de los temas que más se ha criticado sobre la novela es el tratamiento de los personajes y sus diálogos, los cuales se tachan de planos y superficiales. Es verdad, no vamos a leer monólogos interiores de ningún personaje ni conversaciones existenciales entre los protagonistas, pero a veces no lo necesitas. Estamos hablando de un libro de ciencia ficción que a diferencia de muchas novelas de «pura literatura» (sigo usando el concepto que un día inventé), el hilo argumental, la historia y el contexto son bastante más importantes que las relaciones entre los personajes. Tampoco puedes abarcarlo todo porque al final no profundizas en nada, así que al autor le toca priorizar aquellos elementos más trascendentales de la historia. De hecho, a mi me molesta personalmente que se metan con calzador historias de amor o problemas planos entre personajes solo para dar más importancia a estos cuando a veces, insisto, no hace falta. El problema de los tres cuerpos no es una novela emocional, es pura historia y ciencia ficción. No vamos a llorar, ni a reir, ni a identificarnos con los personajes pero vamos a alucinar y a reflexionar sobre la física y la ciencia aunque no seamos astrofísicos. Es otro estilo.

Finalmente, vamos a hablar un poco de aquello que no me ha convencido del todo. Como bien decía al principio, tengo la sensación de que hay partes del libro que no he podido entender, seguramente, por falta de conocimiento físico-científico. Aunque Cixin Liu emplea un lenguaje bastante asequible para todo el mundo, no puedes evitar perderte entre los tecnicismos y las explicaciones físicas de la historia. Entiendes la idea pero no acabas de comprender cómo o por qué sucede. Me refiero sobretodo a muchas explicaciones que se dan durante el juego de realidad virtual y también a la última parte del libro, donde se desarrolla más el tema del contacto con la civilización alienígena. De todos modos, el uso de tal vocabulario no te priva de entender el libro, lo único es que necesitas una dosis extra de concentración y esfuerzo; quizás volver a leer el párrafo una vez más. Esto también tiene un poco que ver con lo de informarse previamente sobre la Revolución Cultural China, por ejemplo, porque sino te habla de mil historias y hechos que no logras entender. Es un libro culto, no puedes leerlo en dos días.

Por otra parte, tengo ganas de leer la segunda entrega, El Bosque Oscuro, porque no me convenció el final del primer libro. Soy consciente de que existe una continuación y que, por lo tanto, no puedo esperar un final cerrado, pero tengo la sensación de que se terminó con prisas y que el autor contó demasiadas cosas en pocas páginas (algo que personalmente odio). El tema de la invasión alienígena aparece sobretodo al final del libro pero como os digo, de manera poco trabajada y sin dejar mucho a entender, así que tengo esperanzas de que Cixin Liu lo reemprenda con más delicadez en la segunda entrega. Es esta sensación de esperar a lo largo de todo el libro este momento para saber más sobre la invasión alienígena, y de golpe, te decepciona porque te da poco. Aunque claro, quizás es una técnica del autor para despertar nuestra intriga. Así lo espero.

En resumen, la ciencia ficción tan real de Cixin Liu me ha sorprendido con esta mezcla de pasado y presente: la historia y inestabilidad general que implicó la Revolución Cultural China juntamente a los elementos futurísticos del ya presente como es el juego de realidad virtual, todo trabajado bajo un techo de creatividad asombrante. Ahora falta seguir con la trama principal y descubrir dónde nos va a llevar todo este caos.

Mi nota: 7,5/10

Atentamente,

The Lord of the Books

1 Trackback / Pingback

  1. ‘El fin de la muerte’: cierre de la trilogía (parte III) – The Lord of the Books

Deja un comentario