Resña el instinto de Ashley Audrain

Reseña de «El instinto» de Ashley Audrian

Hoy os traigo la reseña de la novela El instinto (The Push) de Ashley Audrian, un thriller psicológico que te dejará muy mal cuerpo. Publicado en español por Alfaguara, la novela gira alrededor de la maternidad, los traumas familiares y la relación entre Blythe Connor y su hija Violet.

Blythe, cuando queda embarazada, no quiere que sea una niña. Probablemente cree que si es un niño hay menos probabilidades de repetir el patrón que su madre tuvo con ella: una figura fría y distante. Sin embargo, nace Violet.

Blythe se convence de que algo le pasa a su hija: es diferente a la mayoría de los niños. No hablamos de un autismo u otro tipo de diversidad funcional. Va más allá, es algo oscuro que no sabe explicar. Su comportamiento es casi peligroso y en su manera de relacionarse con los demás no hay ningún tipo de moralidad definida. El padre de la familia, pero, no ve nada anómalo. Supongo que aquí entra el sexto sentido de las madres. Este instinto que da nombre a la novela.

Blythe se esfuerza pero no hay manera de conectar con Violet. En esta primera parte de la historia, la novela tiene muchos ecos de la película Tenemos que hablar de Kevin dirigida por Lynne Ramsay y protagonizada por Tilda Swinton quien ejerce el papel de madre, que sería el equivalente de Blythe.

Reseña de El instinto de Ashley Audrian
Escena de la película We need to talk about Kevin

Seguimos por un momento con la película: Eva (Tilda Swinton) habla con su esposo acerca de su creciente preocupación por los problemas de Kevin, con quien tiene una relación increíblemente distante y fría, pero Franklin rechaza sus preocupaciones e inventa excusas banales por el comportamiento de Kevin.

Realmente, este argumento es casi un copiar y pegar. Aunque el desenlace es distinto existen también demasiados puntos en común. La película es extraordinariamente incómoda y la sensación final que deja al espectador es muy similar. Os la recomiendo muchísimo pero por ahora volvamos a la novela.

El matrimonio tendrá un segundo hijo, esta vez un barón, Sam, y Blythe tiene la conexión que nunca ha conseguido sentir con Violet. Blythe recupera un poco la ilusión de la madre, quien no esconde su favoritismo por Sam, mientras que el padre sí que intenta mostrarse cercano con los dos.

Todo cambiará cuando tiene lugar EL incidente, sobre el cual no daré más detalles para evitar hacer spoilers. Este evento obligará al padre a enfrentarse a la realidad y llevará a Blythe a un espiral de desesperación, desolación y depresión sin salida. Mientras que Blythe lleva el peso principal de la historia, la sombra secundaria del padre también refleja la falta de inteligencia emocional por su forma de afrontar situaciones críticas y la autora juzga de forma sutil el patriarcado a través de esta figura.

Ashley Aubrain hace un ejercicio de valentía al expresar en palabras los pensamientos y emociones más oscuros de una madre hacia su hija Violet. El lector participará en esta historia como el juez de moralidad. ¿Quién tiene la culpa? ¿Podemos echar en cara el comportamiento exasperado de Blythe? 

Se inician una serie de preguntas y cuestiones que pone sobre la mesa debates importantes como hasta qué punto los traumas familiares pueden ser hereditarios.

Y el desenlace de la novela, por si todavía no habíamos sufrido lo suficiente es estremecedor y juega sin reparos con la estabilidad mental del lector.

Es impactante como Aubrain ha tenido que meterse en la piel de Blythe para llegar a materializar en palabras sus acciones y pensamientos sin filtros, tan violentos y moralmente cuestionables. No tengo duda de que la autora se ha sometido a un trabajo violente y realmente incómodo.

El thriller psicológico es mi género favorito en películas y nunca antes lo había intentado con la literatura. No sé muy bien el porqué pero después de leer El instinto se me ha abierto un nuevo terreno a explorar.

Y para terminar esta reseña de El instinto de Ashley Aubrain, solo mencionar que es una novela que te mantiene totalmente enganchada a sus páginas como buen thriller de manual y a pesar de la dureza de su contenido, la lectura es muy rápida y probablemente de las novelas más comerciales que ha publicado Alfaguara últimamente pero sin caer en una historia insustancial. Así que, por si no había quedado claro todavía, os la recomiendo.

También puede gustarte...