reseña un corazón demasiado grande eider rodríguez

Reseña UN CORAZÓN DEMASIADO GRANDE de Eider Rodríguez

Para un lector voraz, tener un libro de 280 páginas en la mesita de noche más de dos semanas no es una buena señal. A través de esta reseña de Un corazón demasiado grande, libro ganador del Premio Euskadi de Literatura, confieso que la novela me ha pesado, sin infravalorar la bonita prosa de la autora y todo el valor emocional puesto en cada historia.

Sinopsis

Una mujer acepta la incómoda tarea de cuidar a su exmarido enfermo a pesar de llevar veinte años separados. Una familia marcada por las secuelas físicas de un terrible incendio celebra el cumpleaños de su hija. Una mujer conserva en un bote el mioma extirpado de su útero y otra no reconoce sus propias manos. También hay historias políticas donde sus protagonistas arrastran heridas del violento pasado del País Vasco y relatos familiares sobre mujeres desapegadas de sus hijos, de sus madres o de sus propias vidas; cuentos que ponen en entredicho la solidaridad o en los que importan más los animales que las personas.

El arte del relato

Como opinión personal, considero que ser capaz de escribir un buen relato es un desafío mayor que el de narrar una novela: en pocas páginas tienes que contar una historia entera, o parte de ella, pero lo suficiente para que el relato tenga un sentido para el lector. Hay que seleccionar apropiadamente la escena que contaremos, aquel momento de aquella vida que nos transmitirá algo y nos dejará un mensaje para reflexionar. No me refiero únicamente a una moraleja de gran profundidad filosófica pero algo que, insisto, de sentido al relato que acabamos de leer.

Quizás mis referencias son un poco exigentes, ya que la palabra relatos la asocio a los grandes como Alice Munro, Borges o incluso a voces contemporáneas y consolidadas como Jaume Cabré. También me transporta a la tradición literaria japonesa, pioneros en obras breves.

Por este motivo espero mucho de los relatos y Eider Rodríguez no me ha convencido del todo con los suyos. Un corazón demasiado grande narra historias con mucho potencial: situaciones cotidianas de la vida vasca donde se subrayan los valores humanos y sus juegos de sombras. Hasta aquí bien, la selección de los momentos son idóneos; de hecho, quiero destacar la personalidad que Eider pone en cada una de estas historias para sacarlas de la cotidianidad más plana.

Sin embargo, el desenlace de los diferentes relatos deja bastante que desear y este es, para mi, la parte más importante si se trata de breves historias. No son cierres emocionales que dejan una huella en el lector; son demasiado rápidos y fríos, sin ningún mensaje, o más bien dicho, un sentido global a lo que acabamos de leer. A pesar de contar con asombrosas historias, escritas con muy buen tacto, no consiguen recoger esta magia que caracteriza a los grandes relatos.

Conclusión

El relato es un tipo de narración muy arriesgada, y sin menospreciar la buena intención de Eider Rodríguez y la profundidad emocional de sus historias, como lectora no me ha encajado. Los relatos no han conseguido sumergirme en la lectura y a sus desenlaces les falta algo de seducción.

Sin embargo, no hay que ignorar las buenas críticas que el libro ha recibido por parte de influencias culturales, así que quizás se trata de una opinión impopular asociada a mis expectativas en cuanto a los relatos.

Si te ha gustado esta reseña de Un corazón demasiado grande de Eider Rodríguez, no dudes en suscribirte a nuestro blog.

También puede gustarte...

Deja un comentario