Crítica de LA MANO DEL DIABLO de Maurice Tourneur: «no dejes que tu mano izquierda…»

El síndrome de la mano extraña ha sido un tema recurrente en las tramas de terror y misterio clásico. Y aunque aquí no veremos el típico plano de ‘autoasfixia’, uno de sus mejores tratamientos se da en esta cinta francesa de 1943 del padre de Jacques Tourneur (La mujer pantera o Yo anduve con un zombie); donde un pintor mediocre y con mal de amores adquiere un amuleto en forma de mano sobrenatural con la que lograr el éxito y… ¡hasta liar cigarrillos únicamente con la izquierda! (eso es poder)

Detalles inquietantes aparte (deja insinuar también su nuevo éxito con las mujeres gracias a su diabólica mano), la película cuenta con un ritmo fabuloso que arranca con el relato en flashback de un tipo misterioso que irrumpe en un albergue de montaña.

LA MANO DEL DIABLO de Maurice Tourneur

Así, a través de una fotografía maravillosa (ojo a los lienzos diabólicos) con trazas de expresionismo y dejes de cine mudo, recorreremos, junto al permanente ceño fruncido de Pierre Fresnay, por la oscilante y tentadora cuerda floja del éxito inmediato sobre el abismo de la perdición infernal.

Capítulo aparte merecen dos personajes que representan el acoso ‘maligno’ de la comunidad al individuo como tal. Uno encarna la presión social, la necesidad de éxito y reconocimiento que sólo pueden obtenerse a cambio de vender el alma al diablo (literalmente). Pocas figuras cinematográficas les agobiarán tanto como ese ancianito trajeado de sonrisa angelical que esconde al Lucifer más profundo acosando implacablemente al protagonista mientras reclama la deuda contraída.

LA MANO DEL DIABLO de Maurice Tourneur

Otro, claro está, es la mujer fatal. Aquí se muestra en una versión simplificada y grotesca, sin esconder en ningún momento sus ambiciones materiales, degradando sin piedad al protagonista mientras es un perdedor, y engatusándole sumisamente cuando logra el éxito. Amuleto sí, amuleto no. Simple pero efectivo.

LA MANO DEL DIABLO de Maurice Tourneur

Así que estamos ante una ágil cinta de suspense sobrenatural, de fotografía atrapante y trama agobiante. Una nueva demostración de la ‘buena mano’ (responsabilidad de creador) que siempre tuvo en sus inicios el cine galo.

Si te ha gustado esta crítica de la Mano del diablo de Maurice Tourneur, no te pierdas todas nuestras críticas de cine clásico.

0 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 50 votos, promedio: 0,00 de 5 (0 votos, promedio: 0,00 de 5, valorado)

Sé el primero en comentar

Deja un comentario