Crítica de TOY STORY 4 (sin spoilers).

Después de un Toy Story 3 inmejorable, ¿se habrá mantenido el nivel en la nueva película?

Sinopsis

Woody siempre ha tenido claro cuál es su labor en el mundo y su prioridad: cuidar a su dueño, ya sea Andy o Bonnie. Pero cuando Bonnie añade a Forky, un nuevo juguete de fabricación propia, a su habitación, arranca una nueva aventura que servirá para que los viejos y nuevos amigos le enseñen a Woody lo grande que puede ser el mundo para un juguete (Filmaffinity)

Cuando se anunció Toy Story 4, muchos nos hicimos la misma pregunta: ¿es necesario? Toy Story 3 fue una maravilla, un cierre fantástico, el fin de la trilogía que nos emocionó a todos muchísimo: el fin del ciclo vital de los muñecos. Pocas películas o series pueden presumir de hacer un buen final y tener la eterna aprobación del espectador. Hoy os traemos la crítica de Toy Story 4.

El giro de guión y nuevos personajes

Toy Story 4 no es una mala película que ha sabido jugar bien sus cartas. La opción fácil era tirar por el camino de la melancolía y la nostalgia, y seguir con los mismos personajes de siempre en una nueva historia. En cambio, Toy Story 4 trata un tema totalmente distinto e inteligente, y se aleja de cualquier pasado. Los protagonistas de siempre, a excepción de Woody, casi no aparecen y en su lugar, se nos han presentado nuevos juguetes como Duke Caboom, Gabby Gabby, Ducky y Bunny o Forky, mientras que otros aparecen en una versión mucho más empoderada como Bo Peep, alejada de su papel de muñeca delicada.

Poster de TOY STORY 4

Los nuevos personajes logran divertirnos, aunque el supuesto protagonista de la película y el responsable de toda la trama, Forky, queda eclipsado por el resto de secundarios. Es un personaje demasiado plano que no consigue simpatizar con el espectador.

Respecto a los juguetes de siempre, nos engañaron un poco enseñando a Buzz Lightyear como protagonista del trailer, ya que en la película solo nos regala un par de minutos, mientras que el resto del squad hacen de bulto totalmente.

Claro que el espectador los añora, pero Toy Story 4 ha querido emprender un nuevo rumbo, con una nueva historia y sobre todo, un nuevo mensaje final. La película nos hace reflexionar sobre la libertad de los juguetes, su poder de decisión y el conflicto alrededor de la dependencia entre el juguete y el niño.

Ducky y Bunny en Toy Story 4
Ducky y Bunny

Como siempre, emoción

Aunque hemos echado de menos a nuestros juguetes favoritos, Toy Story 4 no se queda corta de emoción y mantiene su nivel de calidad como película animada. Geniales guiones, un espectáculo visual y una trama bien desarrollada. Con un final de nuevo épico -aunque nos quedamos con el de la tercera entrega- nos despedimos una vez más de Toy Story.

Nuestra puntuación es un 7/10

Si te ha gustado nuestra crítica de Toy Story 4, no olvides suscribirte a nuestro blog, Gandalf.

1 Comentario

Deja un comentario