Crítica de CAPITANA MARVEL: la importancia de confiar en lo que tienes y no querer sobrevenderlo.

¡Por fin he sacado tiempo para ver a la nueva heroína de Marvel! Y la verdad, suerte que lo he hecho. He tratado de mantenerme alejado de spoilers, reseñas y críticas, pero al final con estas pelis ya se sabe; te acaban llegando cosas lo quieras o no. Bien, en mi caso me había llegado de todo, cosa que por lo general acostumbro a tomar como una buena señal. Así que aprovecho para soltar lo que para mí ha sido Captain Marvel.

Esta era una pelicula con todos los ingredientes necesarios para caer en una espiral autodestructiva, de cliché constante y de enseñar al espectador lo moderno y “open minded” que es el estudio. Ya ha pasado antes, los hay que no lo quieren ver, y los hay que le hemos puesto nombre y apellidos (¡Hola, Black Panther!). No podía ser de otra forma, tenía que pasar y (¡por fin!) ha llegado a las pantallas la primera heroína que lo peta desde el primer momento y no necesita recordar a cada instante que es la primera en tener una peli para ella sola en el Marvel Cinematic Universe. Eso sí, espero que sea el detonante de muchas otras más, porque es el primer paso para regularizar las cosas en cuanto a ‘héroe’ y ‘heroína’ se refiere.

Captain Marvel tiene una virtud inigualable que, independientemente de la calidad de la peli, hace que destaque desde ya en la larga lista de films de superheroes: es tan consciente y honesta sobre lo que es, lo que quiere ser y lo que quiere contar que es imposible mirar a otro lado. ¡Si hasta tenemos a Nick Fury jugando con gatos! No es solo que la peli mole un montón y que sea un ingrediente perfecto para que aquellos que somos fans de Marvel odiemos nuestras vidas porque todavía nos quedan seis semanas para ver AVENGERS: ENDGAME, es que la puede disfrutar cualquier persona a la que ni siquiera le interesen las pelis de superhéroes. ¿Cómo lo consigue? ¡Fácil! Han metido un par de personajes perfectamente dibujados, que no saben lo que pintan en el escanerio en el que se encuentran y que de algún modo tienen que apañarselas para trabajar juntos para que no se hunda el barco. Da igual si son hombres o mujeres, de un color u otro o de una galaxia o si son la vecina del quinto. Captain Marvel ha sabido dar importancia por igual a todo el mundo en la peli y ha tomado la muy acertada decisión de no darse palmaditas en la espalda cada cinco minutos por haberlo hecho. Tal vez no tenga el éxito de Black Panther, ni se hable tanto de ella, pero está claro que no por gritar “Wakanda forever” más alto, se va a eclipsar a Carol Denvers.

La peli goza de buena salud desde el principio. Por fin una história de “origen” absolutamente diferente: Carol ya es Captain Marvel al principio y su viaje la llevará a descubrir quien era antes. Eso de por sí ya le da puntos. Si encima le sumas el humor (muy bien tramado durante toda la peli) que algunos de los giros son, aunque algo previsibles, tratados con especial gracia y que te querrías ir de birras con la mayoria de los personajes, pues oye, tienes un producto lo suficientemente bueno como para desear ver más y más de esta nueva heróina. No quiero que su historia termine, quiero ver a Carol darle de palos a Thanos dentro de unas semanas y quiero más pelis con Brie Larson en el papel. Porque cuando las cosas se hacen bien y no solo para ganar más dinero, hay que admitirlo. Pero bueno, si lo han hecho así de bien con el único motivo de ganar pasta,  que se queden con la mía, porque creo que la voy a ver más de una vez, y es un mérito del que no todas las pelis que nos intentan colar pueden alardear.

Así que nada, a calentar motores para Endgame, y a encontrar un busca de los viejos, como el de Fury, por si algún dia de lluvia o de baja moral, necesito contactar con Carol Denvers. 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario